Síguenos

Advertisement
nina_simone_documental_1039.jpg

Dentro de la lista de músicos de color que han dejado una huella en la historia de la música se encuentra Nina Simone, quien nació el 21 de febrero de 1933, cuando Estados Unidos sobrevivía los rezagos de una depresión económica y Europa preludiaba la llegada de la Segunda Guerra Mundial.

Simone nació bajo el nombre de Eunice Kathleen Waymon en Tryon, Carolina del Norte. Su madre era ministro de la iglesia metodista y de ella aprendió su primera canción: “God Be With You, Till We Meet Again”, un himno que formaba parte del repertorio eclesiástico.

Fue en la iglesia donde comenzó a desarrollar su talento. Tocaba el piano desde los tres años y a los 12, en su primer recital, su perspectiva cambió luego de ver que sus padres fueron forzados a sentarse hasta atrás del recinto para dejar espacio a los blancos en los asientos delanteros. A partir de ese momento, se dio cuenta de que esa distinción no era normal.

Cuando intentó ingresar al Instituto de Música Curtis en Filadelfia fue rechazada, pero no por falta de conocimientos o talento, sino por discriminación racial, otro suceso que la alentó para seguir adelante en busca de una carrera como pianista.

Para pagar unas clases privadas, Simone tocaba en el Midtown Bar & Grill, un bar ubicado en Atlanta donde luego de que el propietario insistiera que cantara además de tocar, Simone mostró sus capacidades vocales, que hicieron incomparables sus interpretaciones de temas de jazz y blues.

Esto la llevó a grabar su álbum debut Little Girl Blue, del cual se desprende el sencillo “I Loves You, Porgy”, pieza antes interpretada por Billie Holiday y original de la ópera Porgy And Bess de 1935. Simone vendió los derechos de este sencillo en 3 mil dólares y perdió más de 1 millón, pues fue su única canción en llegar al Top 20 de Billboard en Estados Unidos.

Después de obtener éxito con su primer material discográfico y grabar otros álbumes en vivo y en estudio como Forbidden Fruit y Nina Simone Sings Ellington con el sello Colpix Records, Simone se mudó a la discográfica Philips Records, mostrando una faceta con la que se distinguiría de otras cantantes de su época.

En su primer álbum con Philip, Nina Simone in Concert, Simone alzó la voz como persona de color en la canción “Mississippi Goddam”, una respuesta ante el bombardeo de la Iglesia Bautista de la Calle 16 en septiembre de 1963, que fue un acto de terrorismo de cuatro miembros del Ku Kux Klan en el que cuatro niñas negras murieron y 22 personas resultaron heridas.

En el comienzo de la canción, grabada en el Carnegie Hall en 1964, Simone anticipa, “el nombre de este tema es ‘Mississippi Goddamn’ y todas las palabras en ella en verdad las pienso”. En el fondo, se escuchan las risas de una audiencia blanca.

La cantante fue una de las voces que abanderaron la lucha por los derechos civiles encabezada por el Dr. Martin Luther King. “Cómo ser una artista y no reflejar lo que sucede en tus tiempos”, dijo Simone en una entrevista televisiva. A lo largo de su carrera seguiría escribiendo sobre las vicisitudes que la comunidad negra y las mujeres han vivido en la historia.

Para teóricos y críticos de la cultura, Nina Simone es el retrato de la feminidad negra que le habla a cualquier raza, color, casta, género y sexo. Su voz andrógina y la actitud por la cual la apodaban “la sacerdotisa del soul” fueron características que marcaron su carrera.

El final de Nina Simone

Los tiempos volátiles en los que nació y vivió Simone definieron su estabilidad emocional y mental.

El documental de Netflix lanzado en 2015, What Happened Miss Simone?, muestra cómo fue el descenso de la cantante provocado por su bipolaridad y los trastornos que le ocasionó su tortuosa relación con su marido y mánager, Andrew Stroud, con el que sufrió de violencia psicológica.

En una entrevista que le dio a la revista Jet, Simone señaló que la industria musical la amenazó y, decepcionada, huyó a Europa para grabar sus últimos álbumes It Is Finished y Baltimore, que fueron lanzados de forma intermitente, el primero en 1974 y el segundo en 1978.

Después de padecer cáncer de mama, la cantante murió en su hogar en 2003.

Aunque reprendida por una industria racista y temerosa por los mensajes que manifestaba en sus canciones, Nina Simone dejó un legado que hasta la fecha ha sido retomado por artistas de diversos géneros como el hip hop y la música electrónica afroamericana. Además, se ha colocado como una figura representativa del feminismo y de la comunidad negra.

Advertisement

Relacionados