Síguenos

Advertisement
DaXQvh6VAAA958K.jpg-large.jpeg

La sexta edición del festival Ceremonia trajo consigo varios momentos destacados de música de culto, sonidos actuales como el trap, los ritmos latinos, el hip hop, la electrónica de avanzada y músicos emergentes de la escena local.

La iniciativa de los organizadores Sicario y 8106, que arrancó en 2013, ha mostrado una evolución constante y puede observarse en la integración de actividades que no sólo involucran a la música, la gastronomía u otro tipo de actividades lúdicas. En esta ocasión, Ceremonia también se dedicó a la exposición de la diversidad sexual y la experiencia sonora de esta con la inclusión de la Carpa Traición, un proyecto nacido en 2015 que ha funcionado como un espacio para la cultura queer.

El festival comenzó con el shoegaze de las tijuanenses Amor Amezcua y Estrella Sánchez, quienes presentaron su álbum debut, Pasar De Las Luces, y canciones de su EP, Primeras Salidas. Andrés Jaime, mejor conocido como Wet Baes, llevó al escenario principal su show Un viaje al sol (a través de la vida) en el que acompañado de un cuarteto de cuerdas y coristas presentó en su setlist una combinación entre sus primeras canciones y temas de su álbum Changes. Por su parte, Nan De Miguel, mejor conocida por el nombre de Girl Ultra, estrenó en vivo su más reciente producción, Adiós, y sorprendió con un cover de la canción “Morena Mía” de Miguel Bosé.

La presencia de la música urbana y los ritmos latinos

Al caer la tarde, Bomba Estéreo comenzó la fiesta en el escenario principal con una lista de canciones que formaron parte de sus presentaciones como abridores de Arcade Fire en su gira del año pasado, incluyendo temas que ya son clásicos en su repertorio como “To My Love” y “Somos Dos”.

El peruano A. Chal y Pimp Flaco & Kinder Malo fueron los representantes del trap, mientras que el madrileño C Tangana presentó su disco Ídolo y éxitos mundiales como “Mala Mujer” poniendo en alto a la música urbana, que toma cada vez más fuerza en las listas de popularidad.

St. Vincent, Beck y Soulwax, los tótems del festival

Annie Clark salió al escenario diez minutos antes de las 10 de la noche y comenzó su presentación con “Sugarboy”, “Los Ageless” y “Pills”, tres canciones que forman parte de su nueva producción discográfica, MASSEDUCTION. Durante su actuación, los visuales que acompañaron su coreografía musical mostraron diversas ilustraciones de Annie reflejando la violencia de género existente. Su mensaje también estaba conectado con las máscaras que cubrían totalmente el rostro de su tecladista y baterista, hombres; una forma simbólica de encumbrar a las mujeres.

Foto: Héctor Elí Murguía.

Beck abrió su show con el clásico “Loser” y tocó un éxito tras otro hasta llegar a la presentación de nuevas canciones como “Up All Night” y “Dreams” pertenecientes a su nuevo disco, Colours. Hacia el final de su acto, el músico presentó a los miembros de su banda, que destacaron cada instrumento tocando un segmento de alguna canción emblemática; con el bajo se escuchó “Good Times” de Chic, con los sintetizadores fue “Once In A Lifetime” de Talking Heads y “Cars” de Gary Numan, mientras con la guitarra pudo escucharse “Miss You” de The Rolling Stones.

Los maestros de la música electrónica, David y Stephen Dewaele, mejor conocidos como Soulwax, dieron cátedra en un espectáculo que incluyó percusionistas en vivo y una escenografía futurista compuesta por una cabeza metálica al centro del escenario. Los músicos belgas presentaron éxitos como “Krack” y “NY Excuse”, así como canciones de su más reciente producción discográfica, FROM DEWEE.

Foto: Héctor Elí Murguía.

La cultura queer desafiando a la ideología

En el domo Tración, la cultura queer celebró con reggaetón y los DJs, Perreo Pesado y Linn Da Quebrada, entre otros, una fiesta en la que desafiaron ideologías religiosas. En un acto simbólico, los artistas Rafa Esparza y Tanya Meléndez -mexicanos que residen en Los Ángeles- hicieron un performance que consistió en tomar figuras religiosas, frotar sus genitales con ellas y estrellarlas en una máscara que Esparza portaba donde podía observarse a Cuatlicue, diosa azteca de la fertilidad y patrona de la vida y de la muerte.

Otros momentos destacados

El concepto de “fiesta silenciosa”, que en términos prácticos es escuchar lo que el artista está tocando por medio de audífonos, fue integrado como parte del evento musical en un domo en el que algunos DJs celebraron junto a los asistentes la mezcla de música relacionada con el house, el techno y otro tipo de estilos relacionados con la electrónica.

El joven Archy Ivan Marshall, quien opta por ser conocido como King Krule, fue uno de los actos más esperados por los cazadores de sonidos dominan la escena independiente a nivel internacional. Su manera de jugar con ritmos jazz, melodías oscuras que evocan a melodías de la era del post punk, lo mostraron como una de las apuestas musicales más interesantes de la sexta edición de Ceremonia al presentar su álbum The OOZ, calificado por medios como Pitchfork como uno de los más interesantes del año pasado.

Advertisement

Relacionados