Síguenos

Advertisement
Little Richard

Los llamados pioneros del rock and roll han ido desapareciendo. Hace casi 60 años se fueron Buddy Holly y Eddy Cochran. Más tarde se iría Elvis Presley. En fechas mucho más cercanas partieron Bo Diddley, Chuck Berry y Fats Domino.

Lee: ¿Por qué no hablamos del pasado oscuro de Chuck Berry?

Sin embargo, de aquellos creadores del género al que Alan Freed le diera nombre, aún quedan dos figuras gigantescas, con tantas similitudes como diferencias: Jerry Lee Lewis y Little Richard.

Pianistas, cantantes y compositores ambos, el primero tiene actualmente 82 años de edad y el segundo acaba de llegar, a principios de este mes de diciembre, a sus 85.

Richard Wayne Pennyman nació en Macon, Georgia, en 1932 y actualmente, ya retirado de la música, vive en Tennessee. De acuerdo con All Music, Little Richard llamó la atención desde que se iniciara, a mediados de los años cincuenta, no sólo por su gran copete, su maquillaje facial y su manera estrafalaria de vestir, tampoco únicamente por su forma delirante de tocar el piano o por su famosísimo grito “¡A wop bop a loo bop alop boom boom!”, sino sobre todo por la calidad de sus canciones y su modo único de interpretarlas.

Temas clásicos como “Tutti Frutti”, “Good Golly Miss Molly (conocida en el mundo de habla hispana como “La plaga”, gracias a la versión de los Teen Tops), “Jenny Jenny”, “Keep a Knockin’”, “Long Tall Sally”, “The Girl Can’t Help It” o “Lucille” forman parte del repertorio universal de la música popular, gracias a su originalidad, fuerza y sensualidad. Porque si algo tenía Richard, era un poder para cimbrarlo todo a su paso.

Sus conciertos enloquecían a los jóvenes de su época y escandalizaban a los adultos, quienes lo consideraban un tipo provocador y pecaminoso, algo que le trajo muchos problemas incluso legales.

El desenfreno en que vivió sería muy pronto convertido, por él mismo, en calma absoluta, ya que de la manera más intempestiva, en 1957 decidió abrazar la religión y llevar una vida retirada de las presentaciones públicas. Cuando finalmente regresó lo hizo como cantante de música gospel y ataviado con túnicas de ministro religioso.

En forma esporádica, a lo largo de 40 años fue y vino del rock and roll, pero sin crear nuevos éxitos y apegado a los cíclicos resurgimientos que tuvo esa música.

Con todo, a sus ocho décadas y media de vida, Little Richard permanece como un ícono del rock y una figura central en el desarrollo del mismo. Su música será por siempre inmortal.

Advertisement

Relacionados