Síguenos

Advertisement
Bob Dylan aceptando el premio MusiCares Person of the Year en 2015. (Vince Bucci/Invision/AP, File)

Recientemente, Bob Dylan anunció una gira por Norteamérica que consta de 21 fechas. Con esta noticia, el ganador al Premio Nobel de Literatura 2016 e icónico cantautor seguirá en los escenarios a pesar de haber concluido su “Never Ending Tour”, gira que comenzó en 1988 y desde esa fecha, el letrista ha sumado un total de 2,819 fechas.

Curiosamente, el nombre de la gira que Dylan concluyó también califica el estado de algunas bandas legendarias. The Rolling Stones, The Who, Roger Waters, Elton John y más artistas continúan de gira a pesar de sus edades y los achaques que conlleva una vida llena de excesos. Además, estos músicos se han dado el lujo de lanzar nuevas producciones sin intereses comerciales como Triplicate -del mismo Dylan- estrenado este año y Blue & Lonsome de The Rolling Stones lanzado en diciembre del año pasado, que se colocó en la cima de las listas oficiales de popularidad en Inglaterra superando a John Legend y Childish Gambino.

Lee: Bob Dylan revisita su etapa creativa inspirada en el cristianismo

Justo en 2016, algunos productores de la industria musical aprovecharon la nostalgia de los amantes de lo clásico y crearon su propio Coachella encabezado por dioses del rock. Oldchella, oficialmente conocido como Desert Trip, contó con la participación de Paul McCartney, Bob Dylan, Roger Waters, Neil Young y The Who, una dosis considerable de clásicos repartida en tres días para una audiencia que va en aumento. En los últimos dos años, los números indican un crecimiento exponencial de escuchas en streaming, así como ventas digitales y físicas de los nuevos álbumes de viejos artistas. Como ejemplo, se encuentran la reedición de Sgt. Pepper Lonely Hearts Club Band de The Beatles lanzado 50 años atrás y que en junio pasado se posicionó en el número uno en las listas.

Si bien estos seres mitológicos continúan con energía para crear nueva música y reeditar reliquias sagradas, no nos queda más que preguntar ¿cuándo terminarán las giras y los discos? ¿Cuánto es suficiente?

“Los Rolling Stones no dejaremos de tocar hasta que nos encierren en un asilo de ancianos”, le dijo Keith Richards a una revista francesa en los años ochenta. Los Stones tienen el récord de la mayor cantidad de giras entre las 18 más lucrativas de la historia según Vanity Fair. Cuatro de sus espectáculos aparecen en la lista: "A Bigger Bang Tour" de 2005 (con 558 millones de euros), "Voodoo Lounge Tour" de 1994 (con 320 millones) "Licks Tour" de 2002 (con 311 millones) y "Bridges to Babylon Tour" de 1997 (con 274 millones).

Por su parte, The Who le ha dado seguimiento a sus presentaciones con nuevas ideas. Pete Townshend anunció hace unos meses que saldrá de gira para tocar Quadrophenia con orquesta. Cambia la preparación pero la receta sigue siendo la misma; emocionar y provocar con añoranza, funciona.

Ni hablar de Paul McCartney. El maestro de Abbey Road sigue en pie de lucha por mantenerse vigente. En 2012, Macca colaboró con Dave Grohl en el soundtrack de Sound City y en 2015 estrenó “FourFiveSeconds” una colaboración con Rihanna y Kanye West. Además, el británico cuenta con más de 14 giras en 30 años contando su carrera como solista. Para la revista Rolling Stone, Paul McCartney declaró que cuando le han preguntado sobre el retiro piensa en el día de hoy y no en un futuro: “Cuando sienta ganas de hacerlo lo haré. Pero hoy no es ese día”.

Roger Waters ha sido uno de los más estables en cuanto a su propio género y discurso. El compositor británico no ha podido soltar las ataduras de The Wall y en los últimos años ha salido de gira para seguir mostrando el espectáculo en vivo del disco más vendido de la década de los ochenta. El año pasado, Waters visitó el Zócalo de la Ciudad de México y llenó la Plaza de la Constitución así como recintos aledaños para renovar el significado de sus álbumes en tiempos de Donald Trump y Peña Nieto. En 2017, el músico también formó parte de la nostalgia terca al lanzar Is This The Life That We Really Want?, su primer álbum como solista en 25 años.

Al parecer, las leyendas que escribieron la historia de la música después de la Segunda Guerra Mundial no se han cansado todavía. Podrían seguir de gira, ganar premios de literatura, protestar en contra de un presidente y seguirán haciendo lo que más disfrutan, tocar en vivo. Tal vez, estos seres mitológicos se dieron cuenta que sus contemporáneos como Chuck Berry, David Bowie, Prince y hasta George Michael, no pudieron despedirse como ellos hubieran querido y su muerte causó tanta impresión que ahora desean irse de este mundo con los pies en un escenario.

Si continúan evolucionando, la posibilidad de que Mick Jagger haga una versión blues de “Despacito” y de que Paul McCartney colabore con Kendrick Lamar no es una imagen intangible.

Advertisement

Relacionados