Síguenos

Advertisement
Janet Jackson, Justin Timberlake

Este domingo Justin Timberlake se presentará en el show de medio tiempo del Super Bowl, espectáculo del que ya formó parte en el 2001 junto a ‘N Sync y en el 2004, cuando expuso uno de los senos de Janet Jackson en televisión.

Su reincidencia en el evento no quiere decir, sin embargo, que el cantante, quien acaba de lanzar el disco Man of the Woods, suela tomar buenas decisiones.

Lee: ‘N Sync no se presentará en el Super Bowl con Justin Timberlake

Falta de información y sensibilidad

El verano del 2013, Justin dio a conocer “Take Back the Night”, el primer sencillo de The 20/20 Experience – 2 of 2, su cuarto álbum como solista. El problema fue que la canción se llama igual que una organización sin fines de lucro en contra de la violencia sexual. Katherine Koestner, directora ejecutiva de la fundación, explicó a Radar Online que el cantante usó el nombre sin su permiso, por lo que le enviaron una carta de parte de sus asesores legales.

“La letra es definitivamente muy sexual y no completamente antiviolencia. ‘Úsame’, por ejemplo, no es una buena frase para alguien afiliado a la organización”, explicó Koestner. “Su abogado nos escribió y dijo que él no había oído de nosotros antes de escribir la canción. No sé en qué país vive”. La disculpa funcionó para que Timberlake no fuera demandado por Take Back the Night.

Mensajes opuestos

Un momento contradictorio en la carrera de Timberlake fue a principios de este año, cuando usó el pin de Time’s Up y se vistió de negro en la entrega de los Globos de Oro como manifestación en contra del acoso y la violencia sexual en Hollywood. Un par de semanas después de los premios, el cantante fue enfrentado en Twitter por Dylan Farrow, la hija adoptada de Mia Farrow y Woody Allen, quien sostiene que fue abusada sexualmente por el director de cine.

“No puedes apoyar y alabar a depredadores sexuales al mismo tiempo. No puedes mantener tu credibilidad como artista y, al mismo tiempo, elogiar a un violador”, le contestó Dylan a Justin, en relación a la participación del cantante en Wonder Wheel, película de Allen, después de que éste preguntara el significado de una frase.

Here we come!! And DAMN, my wife is hot! #TIMESUP #whywewearblack

Una publicación compartida de Justin Timberlake (@justintimberlake) el

Abuso de privilegios

En el medio tiempo del Super Bowl de hace 14 años, Justin Timberlake jaló parte del vestuario de Janet Jackson, dejando uno de sus senos al descubierto. Aunque ambos coincidieron en que esto fue un accidente y que el plan era que ella quedara en ropa interior, esto afectó más a la cantante que a Justin.

Esta situación opacó el lanzamiento de Damita Jo, álbum de Jackson. La cantante también fue desinvitada de los Grammy, en los que participaría en el tributo a Luther Vandross, del que formaron parte Celine Dion, Richard Marx y Alicia Keys. Sin embargo, la presencia de Timberlake en la ceremonia de entrega de premios no fue cuestionada. El cantante se disculpó públicamente en el evento, en el que fue premiado por Justified y “Cry Me a River”.

La actitud tibia de Justin ante lo que sufrió Janet provocó la creación de #JusticeForJanet, una petición en línea en la que se solicitó que, así como la cantante está vetada por la NFL, se cancelara la presentación de Timberlake en 2018.

“Recibí 10% de la culpa, y eso tiene algo que decir de la sociedad. Creo que Estados Unidos es más duro con las mujeres. También es injustamente severo con las personas de ciertos orígenes étnicos”, declaró Justin sobre la situación. Aunque con esto reconoce que la afectación a Janet tuvo racismo y misoginia detrás, no rechazó la invitación para el Super Bowl 2018.

Lee: Consejo de Padres para la Televisión le pide compostura a Justin Timberlake

Justin también puede hacer las cosas bien

La noticia de que Justin Timberlake haría una fiesta previa al Super Bowl para dar a conocer su nuevo álbum en Paisley Park, propiedad de Prince, hizo enojar a más de un fan del fallecido artista. De acuerdo con Billboard, muchos estaban en contra de que se hubiera obtenido una licencia para vender alcohol en el lugar donde fuera la casa y estudio de Prince, quien no bebía.

Las ganancias del evento, celebrado la noche del 1 de febrero, fueron destinadas a la National Park Foundation, en donde se recaudan fondos para mantener los parques de Estados Unidos. De acuerdo con Star Tribune, la música de la fiesta, después de escuchar Man of the Woods, estuvo a cargo de The Revolution, banda de Prince en la era de Purple Rain: todo un homenaje. El evento, a pesar de las malas predicciones, fue un éxito.

En el Super Bowl 2018, en el que el show del medio tiempo estará a cargo de Justin Timberlake, contenderán los Patriotas de Nueva Inglaterra y las Águilas de Filadelfia. Se celebrará este domingo en Minneapolis, Minnesota.

Lee: Tom Brady dice ser fan de Kendrick Lamar

Advertisement

Relacionados