Síguenos

Advertisement
Diseno sin titulo-19.jpg

El sábado pasado (20 de enero), la revista Variety replicó un comunicado en el que la familia de Tom Petty informó que la causa de muerte del músico estadounidense se debió a una sobredosis accidental. De acuerdo a un reporte médico que la revista obtuvo, Petty tomó una mezcla de oxicodona, Xanax, Restoril, Celexa y fentanilo, misma sustancia que provocó la muerte de Prince, otro de los artistas más icónicos de la nación norteamericana.

Petty se suma a la lista de músicos que han fallecido por sobredosis o una situación relacionada con adicción a sustancias. Desde Janis Joplin hasta Scott Weiland, artistas de diferentes épocas han sucumbido ante el abuso de drogas mortales como la heroína, la cocaína, el LSD y hasta el alcohol, que han causado su deceso.

A manera de homenaje y recordando su vida y obra, presentamos una lista de algunos músicos legendarios que han muerto debido a estas adicciones:

Jimi Hendrix

Jimi Hendrix, uno de los guitarristas estadounidenses más prodigiosos de las últimas décadas, falleció de una forma trágica. El 30 de septiembre de 1970, el músico fue encontrado muerto en su departamento por Monika Charlotte Dannemann, su entonces novia. La causa de muerte fue su propio vómito provocado por el abuso de píldoras para dormir.

Según declaraciones de Eric Burdon (de la banda The Animals), quien fue el último músico con el que Jimi Hendrix tocó, el guitarrista “se mató” y no fue una muerte accidental. De acuerdo a información de Rolling Stone publicada el 15 de octubre de 1970, Hendrix salió del edificio donde vivía su novia en Londres y le dejó una carta “triste y suicida” horas antes de su muerte, aunque esto fue negado por su publicista, Michael Goldstein, quien argumentó que el músico siempre escribía ese tipo de cartas.

Según Burdon, al músico se le observaba triste y desganado. La última canción que tocó fue “Tobacco Road” -un clásico de blues escrito por John D. Loudermilk en 1960- con War, la banda a la que pertenecía Eric en ese entonces.

Janis Joplin

Un mes después de la muerte de Hendrix, el rock perdió a su principal representante femenina el 4 de octubre de 1970. Janis Joplin, conocida por su trabajo vocal con Big Brother and the Holding Company, fue hallada muerta en su departamento debido a una sobredosis de heroína, según informes médicos de la autopsia.

La cantante tenía 27 años de edad y apenas comenzaba un nuevo proyecto musical al que nombró Janis Joplin Full Tilt Boogie Band. Acababa de comprometerse y comenzar una nueva gira para promocionar su segundo álbum de estudio, Pearl, que fue lanzado después de su muerte en 1971, según información de Ultimate Classic Rock.

De acuerdo a la revista Rolling Stone en un artículo que publicó en octubre de 1970, Janis Joplin fue encontrada por el manager de la gira, John Cooke, en el espacio que había entre el suelo y la cama de la habitación del hotel Landmark en el que se hospedaba con su banda y su equipo de producción. Aunque este no encontró evidencia de drogas ni tampoco de otros narcóticos, la policía, que llegó horas más tarde, descubrió que la cantante tenía marcas en el brazo que revelaban que se había inyectado alrededor de 10 a 14 veces.

Jim Morrison

Otro de los símbolos musicales del rock de los sesenta falleció poco después que Hendrix y Joplin. Jim Morrison, vocalista de la banda norteamericana The Doors, fue encontrado muerto en el baño del club parisino Rock And Roll Circus por una sobredosis, de acuerdo a una biografía que fue publicada en 2007. En torno a su muerte existieron dos versiones. La primera, que fue oficializada por la familia del cantante, trató el fallecimiento de Morrison como por causas naturales; la segunda es la que el periodista Sam Bernett de The New York Times narró en el libro The End: Jim Morrison.

A lo largo de su carrera, Morrison se mostró como un artista rebelde y que constantemente actuaba bajo la influencia de sustancias adictivas que iban desde el alcohol hasta la heroína y cocaína: se masturbaba en el escenario y le orinaba al público con frecuencia. Además de cantante, Morrison era conocido por ser poeta y escritor, cualidades que desarrolló desde la adolescencia.

Keith Moon

Keith Moon fue uno de los bateristas más arriesgados en la música popular en los años sesenta. En el escenario, fue reconocido por destruir su set de batería al final de las presentaciones y tener un estilo único en el que se basaba principalmente en los toms, cualidad que le dio un sonido distintivo a The Who, banda de la cual formó parte desde 1964 hasta 1978.

Según información de Team Rock, un mes antes de su fallecimiento, cuando The Who lanzó el álbum Who Are You, el abuso de drogas y alcohol de Keith impactó su forma de tocar y de interpretar las canciones en el escenario. "Moon tocaba de manera errática y sin sentido", menciona el medio de comunicación estadounidense en una nota sobre su muerte.

Para remediar el problema de su alcoholismo, un médico le prescribió el medicamento ansiolítico clometiazol. El 6 de septiembre de 1978 durante la premiere de la película The Buddy Holly Story, a la que también asistieron Paul y Linda McCartney, entre otros músicos de renombre como Kenney Jones (ex baterista de Faces), Moon no aguantó más y le pidió a su novia Annette Walter-Lax irse a su hogar para descansar. Después de un día agitado, en la madrugada Moon ingirió una dosis extra del medicamento, lo que le causó la muerte.

Sid Vicious

En 1977, cuando la música disco dominaba Norteamérica y el hard rock los estadios, en Gran Bretaña se gestó un movimiento que algunos empresarios adaptaron al negocio de la escena musical: el punk.

Una de las bandas más representativas de ese género fueron los Sex Pistols, quienes, dominados por la personalidad nihilista de Sid Vicious, reflejaron la ira que vivían los jóvenes británicos en ese momento.

En febrero de 1979, Sid Vicious fue encontrado muerto en su departamento luego de haber consumido una cantidad excesiva de heroína una noche antes en una fiesta con sus amigos. La primera persona en descubrirlo fue su madre, Anne Beverley, quien encontró una carta en su característica chaqueta de piel donde describía que tanto él como su novia, Nancy Spungen, habían hecho un pacto suicida y escribió que su última petición era ser incinerado junto a su amada. “Quémenme con mis botas de motociclista, mis jeans y mi chaqueta de piel puestos”, concluye la nota.

John Bonham

Según la revista Rolling Stone, al momento de su muerte, el baterista John Bonham tenía en su cuerpo el porcentaje equivalente a 40 tragos de vodka. Así como las drogas sintéticas, el alcohol ha terminado con la vida de varios músicos, entre ellos el baterista de Led Zeppelin, quien además de ser el “espíritu de la banda”, fue el “mejor baterista” de rock que hasta la fecha ha existido según el conteo que hizo Rolling Stone con sus editores sobre los 100 percusionistas más destacados de la historia.

En septiembre de 1980, luego de un día normal de ensayo con la banda británica, Bonzo recurrió al alcohol para desestresarse, una actividad que ya era parte de su vida cotidiana. La noche del día 25 de ese mes, Bonham amaneció ahogado en el vómito, ocasionado por beber vodka de forma exagerada. A partir de ese momento, una de las bandas más influyentes murió gracias al alcohol, pues ese episodio significó también el fin de Led Zeppelin.

Kurt Cobain

El cantante, guitarrista y compositor de Nirvana padecía de ansiedad, depresión y otros problemas mentales descritos en el documental sobre el cantante Montage Of Heck. Sus trastornos derivaron en el consumo excesivo de drogas que iban desde las metanfetaminas hasta la heroína, que en sus últimos días contribuyeron, según el diario The Sun, a que se suicidara.

El músico fue encontrado en su casa de Seattle con un balazo en la cabeza que le provocó la muerte instantáneamente. El electricista Gary Smith fue la primera persona en encontrarlo muerto el 8 de abril de 1994 (dos días después de su muerte, de acuerdo con los análisis postmortem), y pensó que Cobain estaba dormido. El impacto de la bala no se percibió porque estaba recostado de lado en su habitación y la sangre se había secado.

De acuerdo a la autopsia preliminar, Cobain tenía en el cuerpo una cantidad excesiva de heroína y de diazepam, medicamento recetado para controlar los químicos en el cerebro.

Amy Winehouse

Conocida por ser una de las promesas del soul en la música popular de los años dosmil, Amy Winehouse terminó con su vida luego de ingerir alcohol hasta morir, según menciona un reporte médico de 2013 publicado por la BBC. Durante su carrera, Winehouse fue un talento único que recordaba las mejores épocas del jazz. Incluso, algunos críticos llegaron a compararla con Billie Holiday, Macy Gray o Lauryn Hill, según editores de Spotify.

Junto al multipremiado productor Mark Ronson, Winehouse lanzó Back To Black en 2006, uno de los discos en Reino Unido según la plataforma digital. En 2007, ganó el premio a Mejor Artista Femenina en los Brit Awards.

Según la información compartida por BBC y The Guardian, la cantante fue encontrada muerta el 23 de julio de 2011 con más de 416 miligramos de alcohol en una muestra que médicos obtuvieron de 100 mililitros de sangre. La Dra. Shirley Radcliffe declaró en un comunicado que Amy murió debido a una intoxicación alcohólica. Mencionó que la cantante voluntariamente "consumió alcohol" y agregó que había "dos botellas de vodka en el piso" en el momento en el que fue encontrada sin vida.

Scott Weiland

Scott Weiland tuvo una etapa complicada previa a su accidental muerte en diciembre de 2015. Es conocido que el cantante tuvo una fuerte adicción a la heroína desde los años noventa; la primera vez que probó la heroína fue en agosto de 1993 tras el estreno del álbum debut de Stone Temple Pilots, Core.

En sus últimos 10 meses, el cantante pasó por algunas dificultades emocionales: la muerte de un amigo cercano, el diagnóstico de cáncer de su madre y padre, problemas financieros severos, automedicación y problemas mentales. Al mismo tiempo, Weiland experimentó episodios de paranoia causados por un desorden bipolar, según informes médicos reportados y un artículo de Billboard sobre la muerte del músico.

Weiland murió en el autobús que llevaba a Stone Temple Pilots de gira. Lo encontró su manager en posición fetal sin movimiento alguno y horas después la policía halló en el vehículo una bolsa de cocaína y otros medicamentos como Lunesta, el antidepresivo Klonopin, Viagra, el sedativo Dalmane, el narcótico Buprenex y el antipsicótico Geodon.

Advertisement

Relacionados