Síguenos

Advertisement
David Byrne

Como parte de la gira que promociona su próximo álbum de estudio, American Utopia, David Byrne anunció que tocará en México en abril. El músico se presentará en el Teatro Metropólitan el tercer día de ese mes en Ciudad de México; el día 5 en el Auditorio Pabellón en Monterrey y el 7 en festival Corona Capital Guadalajara en el Foro Alterno en Jalisco.

David Byrne, además de ser el líder de la banda Talking Heads, es uno de los músicos más prolíficos de la cultura pop gracias a su talento como un artista multifacético. Desde tocar y componer melodías en instrumentos como la guitarra, el piano, el violín y el acordeón, hasta escribir guiones de cine y crear obras literarias que explican cómo funciona la música, Byrne ha sido nombrado por distintos medios como uno de los músicos que han dejado un legado más allá de la música. Incluso, la revista Time lo reconoció como Hombre Renacentista del Rock en 2011.

Su visión del mundo siempre se ha visto reflejada en sus obras artísticas. Los álbumes de Talking Heads siempre tuvieron un discurso crítico y sarcástico sobre la vida cotidiana de los setenta y ochenta. Como músico es un personaje vanguardista que siempre ha incluido desde los elementos más primitivos hasta los arreglos más experimentales y además, ha trabajado con otros músicos que siempre han estado en la búsqueda de nuevos universos sonoros, como Brian Eno y Annie Clark (St. Vincent).

Actualmente, en un contexto histórico donde la locura se ha apropiado de los gobiernos en turno y la neurosis se hace presente en cada uno de nosotros como sujetos de la vida tecnológica, David Byrne tiene una opinión al respecto. En mayo del año pasado, el artista escribió una reflexión detallada sobre lo que la sociedad vive actualmente.

El texto se titula “Eliminating The Human” (Eliminando Al Humano) y en él, Byrne comienza con una teoría que tiene sobre la constante disminución de la interacción entre los seres humanos.

Según Byrne, la tecnología es la culpable de que hombres y mujeres traten de reducir la interacción entre ellos gracias a que las necesidades básicas están casi al alcance de un clic: “Veo un patrón emergente en la tecnología que ha recibido la mayor atención y comienza a generar dinero, por lo que termina desarrollándose e implementándose. Lo que este tipo de tecnología parece tener en común es que elimina la necesidad de la interacción con los humanos directamente. Tal vez no sea el propósito principal de su función, pero tampoco lo toma en cuenta y parece ser la consecuencia. Pienso que tal vez sea el objetivo principal de la tecnología. Hay tantas formas en las que nos podemos imaginar esto en esta esfera tecnológica. Mucha de esta tecnología es maravillosa y parece que existe para el bien común, pero déjenme hacer una pequeña conspiración: muchos de ellos tienen la culpa de disminuir la interacción humana”.

En su hipótesis, Byrne explica que muchos de nosotros no nos damos cuenta de las malas intenciones de los creadores de la tecnología, pues se encuentra tan inmersa en la vida cotidiana que es casi imperceptible: “La mayoría de las noticias sobre las que nos bombardean son sobre algoritmos, inteligencia artificial, robots y autos de conducción automática, todos los cuales se ajustan a este patrón, aunque hay muchas innovaciones tecnológicas en marcha que no tienen nada que ver con eliminar la interacción humana de nuestras vidas”.

A lo largo del texto, David ejemplifica cómo es que la tecnología se ha adueñado de nuestra vida cotidiana y ha opacado la relación entre nosotros como humanos. Primero, lo explica con los servicios en línea para ordenar comida o productos, así como la entrega de pedidos a casa: “Amazon, FreshDirect, Instacart, etc. no solo han recortado las interacciones en las librerías y las líneas de pago, sino que han eliminado TODA la interacción humana, salvo las recomendaciones en línea (a menudo pagadas)”.

Posteriormente, muestra cómo es que aplicaciones de transporte como Uber o Cabify e incluso Airbnb han disminuido la relación interpersonal: “Aquí no hay interacción de escritorio o una especie de check-in; a menudo no hay contacto humano en absoluto. Hay una interacción mínima: no es necesario decirle al conductor la dirección, la ruta preferida o interactuar mientras paga el cheque”.

También, David habla sobre como los servicios de compra en línea o consumo de arte han afectado a la comunicación: “En el caso de la descarga de música y el streaming, no hay una tienda física, por supuesto, por lo que no hay empleados snob o empleados que aprendan sobre nueva música. Existen recomendaciones algorítmicas sobre algunas canciones, por lo que ni siquiera tienes que hablar de música con tus amigos para saber qué les gusta: el servicio sabe lo que les gusta y también puede saberlo sin hablar con ellos. ¿También se está eliminando la música como una especie de pegamento social y lubricante?”, pregunta el músico sobre la situación actual de la industria musical.

El texto ahonda en algunos rasgos tecnológicos peligrosos para el ser humano, como los asistentes personales en servidores web como Google Home y Amazon Echo. Estos “hacen parecer más fácil hablar con una computadora que con un ser humano”, son robots que han sustituido personas, una muestra del capitalismo abrumador en la que empresas ya no tienen que preocuparse por “el seguro social y médico, salarios e incluso la personalidad” de los empleados humanos.

Finalmente, David hace una fuerte reflexión sobre las redes sociales que finalmente terminan por ser todo menos sociables, según él: “Si bien la aparición de las redes sociales se trata de conectarse unos con otros, como afirman con frecuencia Facebook y otras redes sociales, el hecho es que muchas de estas son una simulación de una conexión social real. Como se ha demostrado recientemente, las redes sociales en realidad aumentan la división entre nosotros al amplificar los efectos del eco y permitirnos vivir en burbujas cognitivas. Estamos alimentados con lo que ya nos gusta o con lo que nuestros amigos con inclinaciones similares les gusta. De esta manera, nos conectamos solo con lo nuestro y no con lo demás”.

Parece ser que para su nueva producción discográfica, American Utopia, David Byrne buscará enviar un mensaje crítico hacia los elementos que ha descrito en este último texto. A continuación, escucha "Everybody's Coming To My House", primer sencillo del próximo álbum de David Byrne: American Utopia.

Advertisement

Relacionados