Síguenos

Advertisement
Foto: E.J. Flynn, AP.

El legado de Celia Cruz en la música latinoamericana es innegable. Con éxitos como "El Yerberito Moderno", junto a la Sonora Matancera, "Bemba colará" y "La vida es un carnaval", canción que la colocó en la cima del mundo, Celia Cruz fue la muestra viviente de que el exilio cubano dejó una herencia importante en la vida cotidiana de los migrantes en el país del norte y en Latinoamérica.

De acuerdo a una investigación académica realizada en Northwestern University en Chicago, la música de Celia Cruz es un reflejo de Cuba, tanto en su exilio como en su identidad como nación, además de que es parte fundamental de la identidad latina de la comunidad que reside en Estados Unidos. De la misma manera, la construcción de su figura como una mujer afrocubana trascendental se ha formado gracias a su estética sonora y visual.

Celia Cruz ha cruzado las fronteras raciales. "Su personalidad escénica y su estética corporal" -según menciona el estudio académico- revelan cómo la cubana asume diversas identidades "raciales, nacionales e históricas", mientras que simultáneamente afirma su cubanía mediante el uso del español en el escenario. Celia Cruz es un icono complejo e intrigante de la relación que existe entre el nacionalismo y el transnacionalismo.

En una entrevista para El País, el musicólogo y coleccionista de música cubana, Cristobal Díaz-Ayala, señaló abiertamente que la mayor exponente musical de Cuba en la historia ha sido Celia Cruz. "A mi modo de ver, Celia Cruz fue la artista más destacada de Cuba, pues tuvo un impacto universal. No sólo la artista sino la mujer más importante que ha producido Cuba", resaltó Díaz-Ayala.

"Musicalmente era un genio. Era una mujer que tenia una voz muy buena, muy fuerte y un sentido musical extraordinario. Se acomodaba a cualquier tipo de canción", concluyó el musicólogo.

El mismo diario español ha escrito en diversas ocasiones sobre el legado de Celia y la ha comparado con divas de la música norteamericana como Ella Fitzgerald y Billie Holiday "por su registro vocal y su facilidad para adaptarse a otros estilos". En ese mismo sentido, el estilo que caracterizó a Cruz fue un híbrido sonoro de Nueva York, Puerto Rico y Venezuela en los años setenta. Incluso, la cubana fue parte de la conexión entre géneros musicales ajenos a la música latina como en 1973, cuando Larry Harlow la invitó a cantar en un tema compuesto exclusivamente para ella, Gracia divina, incluido en la primera ópera salsera, Hommy, adaptación caribeña de Tommy, ópera rock creada por The Who en 1969.

En el mundo de la cinematografía, Celia también tiene un lugar especial. Ha aparecido en más de 30 películas como Los reyes del mambo tocan canciones de amor, Atrapado por su pasado, Amores perros, Sangre y vino o Blue in the face.

Estampa: Celia Cruz Forever, Latin Music Legends, 2011, Museo Nacional Postal.
Estampa: Celia Cruz Forever, Latin Music Legends, 2011, Museo Nacional Postal.

A pesar de todas estas posibilidades y marcas culturales de la "Reina de la Salsa", el mundo mercadológico se ha aprovechado de la significación colectiva de Celia Cruz. Hace un par de días, fue inaugurado un edificio con su nombre en Miami; se trata de un espacio habitacional de cuatro pisos en cuyo vestíbulo se podrán apreciar fotografías que contaran su vida a través de extractos de su biografía, informó el diario Excélsior. Sumado a esto, Omar Farrilo (representante y albacea de Cruz) también utilizó el cariño que existe por la cubana y lanzó junto a una estratega y algunos diseñadores una tienda de ropa en línea con accesorios exclusivos de la cubana, reportó Milenio en una nota.

Después de saber esto la pregunta es ¿merecen los ídolos como Celia ser materializados en productos comerciales? La respuesta es no, tal cual. Lo hemos visto con John Lennon y Kurt Cobain. Playeras, guitarras y anteojos... aprovecharse de la imagen de un muerto, manipula el pensamiento, como dijera el filósofo Heidegger.

Por otra parte, existen casos en los que se ha respetado y materializado a estos iconos culturales. En el caso de Celia Cruz, El Museo Nacional de Historia Americana presentó cinco blogs de personalidades influyentes de la vida americana entre las cuales estaba la cubana. El texto resalta su trascendencia de una forma única: "El arte y sentido del estilo de Cruz se combinaron con el poder y el misterio de su voz para crear un trueno en el escenario. Su presencia que denotaba algo 'más grande que la vida', y el sentido individual de su perfeccionismo la hicieron popular e inolvidable. Su vestimenta característica también fue emblemática: su vestido de rumba cubana, corbata cubana, sus extravagantes pelucas y sus zapatos hechos a medida".

Advertisement

Relacionados