Síguenos

Advertisement
Logo de Hüsker Dü (vía officialhuskerdumerchandise.bigcartel.com)

El 13 de septiembre de 2017 falleció Grant Hart, baterista y cantante de la agrupación Hüsker Dü, una de las bandas más interesantes de las últimas décadas. A mediados de los ochenta, pocos proyectos independientes –entiéndase como banda popularizada por la gente, no por una disquera- sobresalieron como Hüsker Dü, quienes orientaron el sentido del punk rock a una dirección emocional diversa.

Mientras bandas como Dead Kennedys y Black Flag representaban el lado más agresivo del género, Hüsker Dü se mostró como una contraparte melódica a través de coros armónicos, progresiones de acordes disonantes y un sonido experimental que definiría la música alternativa de los noventa en grupos como R.E.M, Pixies e incluso Nirvana.

Sus orígenes se remontan a principios los ochenta cuando el baterista Grant Hart, el guitarrista Bob Mould y el bajista Greg Norton grabaron Everything Falls Apart (1983) -álbum debut- bajo su propio sello discográfico, Reflex Records, un suceso que bandas posteriores tomarían como ejemplo para darse a conocer sin necesidad de un contrato con disqueras de gran alcance.

Poco tiempo después, Grant y compañía firmaron un contrato con SST Records, sello discográfico del guitarrista Greg Ginn de Black Flag, quien vio un potencial innegable en la agrupación y grabó Zen Arcade, un álbum conceptual que se convirtió en la obra más representativa de la banda. Además, el álbum fue considerado por la crítica como el Tommy o el Quadrophenia del punk, un viaje a través de las traumáticas vidas de los chicos anglosajones que vivieron la ira social de los ochenta.

Con Zen Arcade, Hüsker Dü revolucionó el propósito de cualquier banda del género. Psicodelia, intervenciones de jazz, armonías vocales pop y extensas improvisaciones con el estilo del jazz fueron grabadas en el otoño de 1983. Con más de 40 horas de música, la obra de Hart y compañía retrató un periodo intenso en la música con un mensaje con muchas interpretaciones. Para empezar, el auge del SIDA y la secuela cultural del mandato de Ronald Reagan comenzaba a germinar; las manifestaciones del post punk se hicieron presentes en el espectro radiofónico de Estados Unidos mientras en las listas de popularidad reinaban Bruce Springsteen y Prince en 1984.

Ese año vio nacer algunos proyectos que se convertirían en referentes de la música alternativa influidos por la obra de Hüsker Dü y la sensaciones de cambio que podían respirarse a mediados de los ochenta: Dinosaur Jr., The Jesus And Mary Chain, The Melvins y Soundgarden fueron algunas de las agrupaciones que surgieron en medio del paraje hardcore revolucionario.

Hacia 1986, Warner Bros. se aprovechó del alcance de la agrupación y los convenció de firmar un nuevo contrato para así olvidar sus raíces independientes. Esto fue una acción acertada de ambas partes pues su siguiente álbum, Candy Apple Grey, fue su primer disco en llegar al Top 200 de Billboard. Desgraciadamente, el año siguiente Hüsker Dü se separó tras el suicidio de su manager David Savoy, acontecimiento del cual tanto tanto Hart como Mould tomaron absoluta responsabilidad.

Hüsker Dü fue más que otra banda de punk rock. Incluso, sus canciones demostraron lo contrario. Su importancia radica en la evolución que representaron tres jóvenes en su música e imagen, una faceta aspiracional de un movimiento violento que buscaba encontrar un lugar estético dentro de las atmósferas estridentes y las letras catárticas.

Husker Du - Could You Be The One

Advertisement

Relacionados