Síguenos

Advertisement
Ariana Grande

El control de la posesión de armas en Estados Unidos es uno de los temas que han movilizado a distintos grupos alrededor del mundo, incluyendo al mundo de la música. Después del tiroteo sucedido en febrero en la escuela Stoneman Douglas en Parkland, Florida, cientos de personas y en específico la organización Never Again MSD, abrieron el debate social y político sobre la legislación de armas para prevenir su uso en escuelas. También cuestionaron la relación que el país gobernado por Donald Trump tiene con la Asociación Nacional del Rifle, la principal defensora de la posesión de armas de fuego.

En la Marcha Por Nuestras Vidas, entre los miles de manifestantes que salieron a las calles el 24 de marzo para protestar sobre la violencia armada en ese país, músicos como Miley Cyrus, Demi Lovato y Ariana Grande interpretaron algunos de sus éxitos e hicieron un llamado a las autoridades sobre el tema. Iconos como Kanye West y Paul McCartney también asistieron. Por su parte, el ex Beatle recordó que había sido a manos de una persona armada en la calle como perdió a “uno de sus mejores amigos”, refiriéndose a John Lennon.

Lee: Músicos se suman a la Marcha Por Nuestras Vidas

Sin embargo, otras voces se alzaron en contra del movimiento, como la de Killer Mike de Run The Jewels y la de Jesse Hughes de Eagles of Death Metal -sobreviviente del tiroteo en el Bataclan de París en 2015-. Aunque ambos se disculparon públicamente, el primero en un principio defendió el uso de armas y arremetió en contra del movimiento en una entrevista que dio para el canal de televisión de la NRA. Mientras tanto, el segundo se burló del movimiento en su cuenta de Instagram con una imagen donde una mujer le dice a un hombre: “entregué mi arma para contribuir a acabar con la violencia”, a lo que el hombre responde: “me corté el pene para acabar con el problema de la violación”.

Lee: Jesse Hughes se disculpa por comentarios contra March for Our Lives

La mañana del sábado (30 de marzo), Ted Nugent, músico norteamericano conocido por ser miembro de la Asociación Nacional del Rifle en Estados Unidos, atacó a los participantes de Marcha Por Nuestras Vidas, según informó Vox. El también integrante de la banda The Amboy Dukes declaró en una entrevista para la radio conservadora: “Lo que tienes que hacer ahora no es solamente sentir lástima por estos mentirosos, sino tienes que estar en contra de ellos y orar para que esas mentiras puedan ser silenciadas para que los problemas reales puedan tener lugar y nuestros niños tengan vidas seguras”.

La relación de la música en Estados Unidos con la posesión de armas tiene un historial a revisarse. El año pasado, luego del atentado sucedido en Las Vegas, donde más de 50 personas murieron en un tiroteo durante un festival de música country, la revista Rolling Stone reveló algunos datos que indicaban que géneros como ha contribuido a que la violencia simbólica se propague. En 2010, la Asociación Nacional del Rifle patrocinó el festival NRA Country y durante años ha estado inmersa dentro de la industria musical de Nashville.

Lee: La música country y las armas

Contexto histórico sobre la posesión de armas en Estados Unidos

De acuerdo con un artículo publicado por The Huffington Post en 2015, “desde los primeros ganaderos y estafadores de las grandes ciudades, la costumbre de tener armas para protegerse está muy arraigada” en Estados Unidos. “No había mucha vigilancia policial y el ejército permanente era algo poco común hasta entrado el siglo XX; además, con la escarpada geografía del país, mucha gente tenía lejos la ayuda de sus vecinos”, menciona el artículo.

La Segunda Enmienda de la Constitución norteamericana reconoce, según algunos -incluido el actual Tribunal Supremo- el derecho a poseer armas de fuego. Esta fue redactada por James Madison, un socio del ex presidente Thomas Jefferson para “mitigar las sospechas de sus paisanos sobre la intención de los federalistas de Nueva Inglaterra de crear un estado central acaparador y opresivo”, menciona un artículo del diario El País. La enmienda dice textualmente que “siendo necesaria una bien regulada milicia para la seguridad de un estado libre, el derecho del pueblo a tener y portar armas no debe de ser infringido”. Dado el contexto mencionado sobre la ausencia del ejército y la policía, la enmienda ha sido interpretada de diversas formas y no hay un estado claro sobre la utilización de armas en Estados Unidos actualmente.

La comercialización de armas y su papel en la política estadounidense

La Asociación Nacional del Rifle actúa principalmente como una asociación de comercio más que una asociación que resguarda la seguridad de los ciudadanos. Actualmente, la venta de armas representa más de 10 mil millones de dólares anuales para la industria estadounidense.

La inclusión de la NRA en la política estadounidense gracias a su importancia económica ha significado que más de 300 millones de armas estén en manos de personas y que existan más de 30 mil muertos al año –incluidos unos 14.000 por suicidios-, según cifras citadas en el artículo de El País.

De acuerdo con The Huffington Post, el objetivo principal de la Asociación Nacional del Rifle ha sido el de proteger a los fabricantes de armas y aumentar sus ventas en los últimos años, un principio fundamental en la mente de un negociante como Donald Trump, quien en lugar de ofrecer una solución al problema de la legislación, propuso darle armas a los profesores en las escuelas. Esto ayuda a cumplir con el propósito de que las armas sigan funcionando como uno de los motores principales de la economía en ese país.

Advertisement

Relacionados