Síguenos

Advertisement
Lightmatter_burningman.jpg

Este sábado murió Larry Harvey, creador del emblemático festival Burning Man. El evento, que ocurre año con año en el desierto de Black Rock en Nevada, ha sido concebido desde su origen en 1986 como un “retiro espiritual, lugar para el arte, la música, la construcción de un proyecto de vida, o simplemente una excusa para festejar”.

Cada última semana de agosto miles de personas -el año pasado asistieron 70 mil-, se reúnen para construir proyectos en madera para quemarlos, tocar música libremente, vestirse de formas extravagantes o simplemente caminar desnudas. La noche del sábado queman “al hombre”, una figura de madera de más de diez metros.

Medios como The New York Times lo han descrito como un “carnaval cyber hippie”, un “festival cultural sin fronteras“, una “una feria estatal alucinógena“ y “una declaración contracultural de independencia”. El festival ha sido visitado por diversas figuras públicas, como el rapero P. Diddy.

La relación de Burning Man con la música

El festival es una experiencia tanto espiritual como musical. De acuerdo con Thump de Vice, el festival Burning Man y la música han tenido una relación estrecha. DJs y campamentos de personas escuchando música con alto volúmen se ven en cada edición. En 1993, Larry Harvey le dio un lugar especial a los DJs para tocar en un área llamada Techno Ghetto, en la cual podía escucharse escucharse desde acid house hasta música de Jean-Michel Jarre.

Esta zona operó los años siguientes; sin embargo, debido a la mala organización, muertes por abuso de drogas, demandas y la eventual oposición de miembros del festival, en 1997 el espacio fue cerrado y los aparatos de sonido de más de 100 watts fueron censurados.

Al no haber un espacio musical oficial en el festival, un movimiento llamado Playa Tech comenzó a surgir en las playas de Nevada. De acuerdo con el Diccionario Urbano, el término describe a la “forma musical o subgénero techno house, mucho más espiritual, tribal, universal, trance e incluso amigable con el yoga”. En sitios como Mixcloud hay miles de canciones etiquetadas con la categoría de Playa Tech, donde los “sintetizadores psicodélicos y las líneas de bajo largas” provocan cierto ambiente espiritual, según la publicación estadounidense.

En los últimos años, la preferencia por este estilo musical ha crecido entre los “burners” (asistentes del festival) y la cultura de la espiritualidad aunada a la música electrónica es uno de los rasgos que han definido al festival.

El DJ y productor Atish le dijo a Thump: "mucho de mi trabajo como DJ, el estilo, el sonido y la forma nació gracias a Burning Man. Mucha de mi popularidad proviene de mis sets en la playa. Algunas veces me avergüenza decirlo pero en otras ocasiones lo acepto y me agrada”.

El impacto cultural de Burning Man más allá de la música

El impacto cultural de Burning Man ha llegado también a exposiciones de arte en Estados Unidos. A principios de abril, Billboard anunció que el museo Smithsonian American Art Museum presentaría la exposición No Spectators: The Art of Burning Man, con los mejores proyectos que ha construido la gente del festival, una propuesta sin precedentes que muestra cómo el evento es parte fundamental de la cultura en Estados Unidos.

Advertisement

Relacionados