Síguenos

Advertisement
Foto: Quantic Facebook Oficial.

Will Holland, mejor conocido como Quantic, es un instrumentista, productor y sobre todo, un cazador de música obsesionado con la multiculturalidad. Desde los 15 años de edad, el británico ya buscaba sonidos en lugares poco usuales como en cajas de cereal y en otros más comunes como en el punk de Fugazi y el trip hop de Portishead. A pesar de la fuerte influencia que significaron para la mayoría de los adolescentes en los noventa estas bandas y sonidos, Quantic nació para ser uno de los pocos antropólogos musicales de su generación mezclando el jazz, la cumbia, salsa, funk, bossa nova y la música electrónica de corte inglés.

Según el diario The Guardian, gracias a su combinación de la cultura musical británica con los sonidos de todo el mundo, Quantic se podría sentar sin problemas junto a otros músicos aventureros como Damon Albarn y Gilles Peterson.

De acuerdo a un perfil que Thump elaboró sobre el músico, la creatividad de Holland ha evolucionado a lo largo de las últimas dos décadas a través de los 18 álbumes que ha producido de diversos estilos musicales. Sus exploraciones sonoras le han llevado a realizar sus discos bajo múltiples seudónimos como Quantic, The Quantic Soul Orchestra, The Limp Twins, Flowering Inferno y Ondatrópica. "My Swing Is Tropical", su primer canción comercial, se coló a las playlists de otros exploradores musicales en medio del auge de internet y el ascenso del iPod en 2007.

La historia de Holland es por demás interesante. The Guardian reveló cómo ha sido el crecimiento del músico desde su infancia hasta su prolífica carrera: Su padre era profesor de ingeniería mecánica y de él adquirió el olfato para descubrir una cantidad diversa de tipos de instrumentos poco conocidos como el bullerengue, la pulla, el garabato y el mapale. Además, otros elementos han inspirado su carrera como la vida de Mario Rincon, un ingeniero sordo en Discos Fuentes en Medellín ("el Detroit de la industria discográfica colombiana", según el propio Holland) y la ruptura de una banda en la ciudad rural donde compró su primer acordeón.

"Hay regiones afrocéntricas con mucho blues y soul que nosotros como ingleses tenemos una atracción directa hacia ellas. Es Nueva Orleans y Jamaica de donde proviene el rock, por ejemplo, un género que representa a nuestra cultura. Lo que vi en Colombia son todos estos tipos de sonidos que también provienen de la misma diáspora africana, tienen la misma crudeza e historia musical, pero han producido algo radicalmente diferente", menciona el músico sobre por qué siempre se ha interesado en la música latina y su paso por Colombia, una de las capitales musicales de Latinoamérica, de la cual también ha comentado que se encuentra (como la mayoría de los géneros musicales) en un retorno hacia el pasado y está retomando rasgos de los años cincuenta.

Sobre su experiencia con el sampleo, el jazz y los sonidos latinos, que siempre están presentes en su música, el británico le dijo a Thump: "Creo que samplear y buscar diferentes sonidos me sumergieron en el jazz. En específico en el jazz vanguardista (avant-garde), porque hay muy poco de ello y tiene más sonidos individuales y paisajes sonoros. Me metí en el jazz buscando sonidos, y luego en cierto modo, me quedé para la música. El jazz es difícil porque hay mucho de eso. En Inglaterra creces con eso, como en un hogar. Llegué al jazz latino antes que al jazz americano. Pero me encanta. Creo que se está convirtiendo en algo más de fusión, como finales de los setenta, cosas como al estilo George Duke ".

Además de las cualidades descritas, Quantic también ha formado parte de la lista de músicos extranjeros que han tenido la oportunidad de tocar en la nueva Cuba, un país que apenas abre sus fronteras a shows y actos que nunca se pensaron en décadas pasadas como la presentación de The Rolling Stones y Major Lazer en 2016. El músico tocó junto a Nicolas Jaar en el festival MANANA, uno de los primeros eventos de música electrónica realizados en la isla. Este, por supuesto, es un acto simbólico que ha colocado a Will Holland en el mapa musical como uno de los representantes británicos más interesantes.

Recientemente, Quantic publicó su decimoséptimo álbum de estudio titulado Curao. De acuerdo a The Guardian, es una amalgama entre lo folclórico y lo digital en el que participa Nidia Góngora, cantante que el músico encontró en los manglares de la región del Pacífico colombiano. "La cultura del Pacífico no ha sido reconocida hasta hace poco. Es muy pobre e históricamente conformada por una población negra que escapó de la esclavitud. Los rusos firmaron un acuerdo en la década de 1980 donde obtuvieron los derechos mineros para la zona, y enviaron convictos para hacer el trabajo. Hubo un gran conflicto entre la gente local y estos tipos que básicamente estaban extrayendo ilegalmente plutonio, emborrachándose con alcohol medicinal de farmacias y violando a mujeres locales. Nidia tiene canciones sobre estas cosas ".

La exploración sonora de Quantic demuestra que siguen existiendo músicos innovadores y que sobretodo, existen músicos interesados en seguir retratando la realidad a través de su música. La revalorización de la cultura latinoamericana de Quantic sólo demuestra la influencia que ha tenido en la música europea. Sobre todo, si de fiesta se trata. La música de Will no tiene nada qué ver con un híbrido entre la melancolía inglesa y los ritmos latinos, más bien, retoma todos los elementos de los ritmos latinos y el jazz para evocar al sentido alegre de figuras como Celia Cruz.

Con una discografía que abarca casi la veintena de álbumes, Quantic llegará a Trópico para musicalizar la playa de Acapulco, Guerrero en la Pepsi Pool a las 4 de la tarde del sábado.

Advertisement

Relacionados