Síguenos

Advertisement
dolores-oriordan-death.jpg
Dolores O'Riordan durante un concierto de The Cranberries en Praga, 2002.

El lunes 15 de enero de 2018 será recordado como un día oscuro y desconcertante para el mundo de la música. La cantante irlandesa Dolores O’Riordan, líder de The Cranberries, murió de manera repentina en la habitación de su hotel en Londres, donde se encontraba para trabajar en una sesión de grabación con el resto de la banda.

O’Riordan tenía 46 años y la causa de su muerte está siendo tratada por la policía como “inexplicable”. A pesar de que la policía de Westminster recibió la llamada de la notificación poco después de las 9 a.m., siendo las 8 p.m. (hora de Londres) del lunes 15, no se ha revelado la causa de su muerte. Su publicista, quien dio la noticia, mencionó también la petición de respeto y privacidad solicitada por la familia de la cantante.

De acuerdo con The Irish Times, a O’Riordan le sobreviven su ex marido Don Burton y sus tres hijos, Taylor Baxter, Molly Leigh y Dakota Rain.

La cantante nació en Ballybricken, Limerick, Irlanda, en 1971, y fue la menor de siete hermanos. Se unió a The Cranberries en 1990, una de las bandas más icónicas de los noventa, con la que llegó a vender más de 40 millones de álbumes a lo largo de su carrera.

La banda irlandesa se separó en 2003 y volvió a reunirse en 2009. El año pasado lanzaron el álbum acústico Something Else, pero la gira promocional tuvo que ser cancelada debido a los problemas de salud de O’Riordan, quien tenía una hernia discal que le provocaba intensos dolores de espalda.

Lee: Músicos que se despidieron en sus últimos álbumes.

En una entrevista con The Irish Times publicada en abril de 2017 –previo al lanzamiento de su disco recopilatorio–, O’Riordan habló sobre lo abrumador que fue para ella –en los inicios de la banda– haber pasado de vivir en una tranquila zona rural de Irlanda (Limerick) a encontrarse de pronto entre ciudades como Londres y Nueva York.

“Fue un gran salto de una vida a otra. Durante un tiempo me aferré a esa vida como si estuviera aguantando un recorrido en una montaña rusa, pero en el tercer álbum de The Cranberries, To the Faithful Departed (1996), tuve que dejarlo ir. Me enfermé y tuve un colapso provocado por el exceso de trabajo”, dijo.

A últimas fechas O’Riordan llevaba una vida mucho más tranquila. Poco después de haber revelado que fue diagnosticada con trastorno bipolar (en mayo de 2017), y después de haber cancelado los conciertos de la gira en Europa (en la versión oficial sólo se mencionó sus problemas de espalda), en diciembre pasado publicó en Facebook un post en el que sonaba de muy buen ánimo:

“Me siento bien. Me presenté en concierto por primera vez en meses. El fin de semana toqué para la fiesta anual del equipo de Billboard en Nueva York. ¡Lo disfruté mucho! ¡Feliz Navidad a todos mis fans!”, dijo.

En lo que respecta a su salud mental, The Irish Times menciona un incidente ocurrido en 2014 durante un vuelo dentro de Estados Unidos en el que O’Riordan mostró una actitud abusiva en contra de una sobrecargo (la golpeó con la cabeza y le escupió en la cara). Al llegar al aeropuerto de Shannon la cantante fue arrestada mientras gritaba: “Soy un icono. Soy la reina de Limerick. No sabes con quién te estás metiendo. Pago mis impuestos, así que pago tu sueldo y voy a demandar”.

Lee: "Mi madre disfrutaba lastimándome", Sinead O'Connor.

Durante el juicio se reveló que O'Riordan sufría una enfermedad mental grave y que ella no recordaba lo que había ocurrido. Se dijo en la corte que había tenido un episodio de psicosis paranoide por lo que después pasó tres semanas en el hospital psiquiátrico de St Patrick. Al año siguiente la cantante tuvo que pagar una multa de ocho mil dólares por los daños causados al personal de la aerolínea.

Descanse en paz Dolores O’Riordan
La abrupta muerte de una cantante tan extraordinaria como Dolores O’Riordan representa una pérdida irreparable para el mundo del pop. Canciones como “Linger”, “Zombie”, “Dreams”, “Animal Instinct” son sólo algunos de los himnos que quedarán para la posteridad como prueba del enorme talento reunido bajo el nombre de The Cranberries.

Tras el anuncio de su muerte, el presidente irlandés Michael D. Higgins rindió homenaje a la cantante. Dijo que ella y The Cranberries tenían una "inmensa influencia en el rock y la música pop en Irlanda y en el resto del mundo”. Y agregó: "Recuerdo con cariño la manera en que Jim Kemmy la presentó, a ella y a The Cranberries, y el orgullo que tantos irlandeses sentían por la banda. Para todos aquellos que siguen y apoyan la música y a los artistas irlandeses, su muerte será una gran pérdida”, dijo.

En redes sociales son incontables los músicos que le han rendido tributo. El guitarrista Dave Davies (de The Kinks) publicó una foto suya con O'Riordan y tuiteó: "Estoy realmente sorprendido de que #DoloresORiordan haya muerto tan repentinamente. Había hablado con ella un par de semanas antes de Navidad. Ella parecía feliz y bien; incluso hablamos de escribir algunas canciones juntos. No puedo creerlo. Dios la bendiga”, comentó el músico en Twitter.

Otros artistas que le han dedicado unas palabras de despedida son Liz Phair, Maggie Rogers, MUNA y Frank Turner.

Descanse en paz la gran Dolores O’Riordan.

Advertisement

Relacionados