Síguenos

Advertisement
Bernard Sumner

Puede que la mayoría de nosotros nos sintamos tristes los lunes, ya sea por comenzar una vez más la semana de actividades o simplemente por la eterna nostalgia del descanso. Tal vez alejarse de la vida laboral es adictivo y por ello, muchos se sienten abrumados por el inicio de la rutina.

Sin embargo, hoy es el día más triste del año, según una fórmula matemática. Este planteamiento se originó por primera vez en 2005 cuando el académico Cliff Arnall de la Universidad Cardiff (ubicada en Gran Bretaña) publicó un artículo con una fórmula de ecuaciones que resolvieron que cada tercer lunes de enero era el día más triste del año, de acuerdo con El Universal.

Las variables del experto toman en cuenta el tiempo restante de las vacaciones (para algunos), el estrés post navideño, el regreso a la rutina y el incumplimiento de los propósitos que la gente se hizo a principios de año. En el mundo anglosajón, estas 24 horas son conocidas como el “Blue Monday”.

El nombre del día, además de significar "Lunes Triste", tiene una relación intrigante con una de las canciones que construyeron las bases de la música electrónica: “Blue Monday” de New Order. La canción original de 1983 cuenta con diversas versiones y se ha convertido en un clásico de los clubes desde la década de los ochenta, con una historia por demás interesante. A la fecha, ha vendido más de tres millones de copias alrededor del mundo entre una audiencia que va desde los DJs de house y techno, hasta los fanáticos de la electrónica que la consideran como una de las canciones más representativas del género.

El nacimiento de un himno

La idea de componer "Blue Monday" surgió principalmente por un acontecimiento que llamó la atención de la banda. De acuerdo a Buzz Feed, fue en una presentación que New Order prestó atención a algunos de sus fanáticos, quienes exigían que la banda cerrara sus conciertos con una canción "más larga". Un día, la banda tocó frente a un público “descontrolado”. Hacia el final de la presentación, estas personas pidieron que el concierto no acabara. Al ver que este terminaba a pesar de sus peticiones, estos comenzaron a destrozar el venue. Debido a este suceso, la agrupación planeó crear una canción programada en un sintetizador, que funcionara como una pieza larga para cerrar sus presentaciones, el cual más tarde se convertiría en “Blue Monday”.

Para el principio del tema, Bernard Sumner y Stephen Morris crearon una base rítmica con el Oberheim DMX, una de las cajas de ritmo de moda en aquel momento. Inspirados en el tema “Our Love” de Donna Summer (lado b del sencillo “Bad Girls”), los líderes de la agrupación crearon uno de los beats más reconocibles en la historia de la música.

Según algunas declaraciones que Sumner hizo para la revista NME, “Blue Monday” nació de la siguiente manera: “La escribimos en nuestra horrible sala de ensayo en Cheetham Hill, donde había un cementerio en la parte posterior. Recuerdo el sabor del té bastante extraño debido al agua en el hervidor. Un día le dije a Steve: ‘Estoy seguro de que algo de esas tumbas se está filtrando a través de las tuberías de agua’. Estábamos obsesionados con las nuevas tecnologías, las pre-computadoras, los pre-MIDI, y en ese entonces construí un secuenciador derivado de un kit de materiales. Durante ese periodo de grabación, programamos todo usando el código binario en este aparato digital. Fue complicado. Podíamos conducir un sintetizador a él, pero no podríamos conectarlo a nada.

Steve había comprado una caja de ritmos, pero no pudimos hacer que el secuenciador pudiera conectarse con ella. Fue Gracias a Martin Hannett (productor de New Order) que conocíamos a un científico llamado Martin Usher, así que le llevé el secuenciador y la caja de ritmos. Él diseñó un circuito que pudo hacer que se conectaran entre sí. Entonces, llevamos el circuito al estudio, los enganchamos, presionamos 'IR' en la caja de ritmos y luego el sintetizador comenzó a sonar… de alguna manera todo funcionó. Rob (Gretton, manager de New Order) pensó que era brujería… suena extraño decirlo en la era del internet, pero era una especie de magia”, declaró el músico en 2015.

En cuanto a la instrumentación, el tecladista Gillian Gilbert programó una melodía en el sintetizador principal de forma accidental, pero que resultó placentera para los oídos de la banda. El resto de la canción tiene inspiración e incluso ciertos sampleos de canciones como “Uranium” del álbum Radio-Activity de Kraftwerk -que incluye ciertos coros de los alemanes-, la línea de bajo de la emblemática canción de música disco “You Make Me Feel (Mighty Real)” de Sylvester, y algunos rasgos del estilo de Klein & M.B.O, un grupo de italodisco formado en 1980 por la cantante de jazz Rossana Casale.

Según el blog Steemit, el significado de la letra de la canción aún es desconocido, “podría tratarse del abuso de drogas o una relación amorosa fallida”. De acuerdo a Peter Hook, bajista de la banda y previamente de Joy Division, la lírica de la canción no tiene relevancia: "No pienso que sea nada importante y voy a ser honesto, fue una de esas cosas que Barney (Bernard) hizo porque sí y ese es el resto de la historia”.

De los clubes a la radio

Curiosamente, “Blue Monday” se popularizó en los clubes de baile antes de llegar a la cima en estaciones de radio. Esto debido a que la canción duraba 7 minutos con 34 segundos, tiempo que excedía los límites para un sencillo en la radio. A pesar de esta situación, el beat del comienzo y la melodía fueron lo suficientemente buenas para los DJs de la época. Posteriormente, la canción se edito para que pudiera estar en la radio.

“Estuvimos a la vanguardia con esa canción, cosas como esas no se habían puesto en la radio o en los clubes de baile. Era música electrónica pero no era un tema cualquiera de dance. Había pocas personas tocando música como esa en los clubes de Nueva York y Londres y además era una pieza que se tocaba en vivo. Entonces el tema comenzó a convertirse en otra cosa, los DJ comenzaron a tocarla y se colocó en las listas de popularidad”, le dijo Bernand Summer a NME sobre el éxito de la canción. “Para ser honestos, sólo existía una versión de 12 pulgadas así que evidentemente no podían tocar la canción en la radio, sólo si ponías tres minutos de la canción, tal vez. Así que fue a través de los clubes que viajó de país en país y se convirtió en un hit una y otra vez”.

"Blue Monday" para alegrar el día

Para Sumner, la canción que actualmente relacionamos con el “día más triste del año”, realmente es una canción que causa totalmente lo contrario: “Yo no la veo como una canción. La veo más como una máquina diseñada para hacer a la gente bailar. Cuando la escuchas en un club y suena tan poderosa que es como escuchar a un navío detrás de ti. Estaba en un club en Berlín hace unos años donde estaba sonando y se escuchaba realmente muy bien, como música house moderna. “Blue Monday” salió a la luz y simplemente siempre ha sonado bien, no importando el contexto y los métodos de producción actuales”.

Advertisement

Relacionados