Síguenos

Advertisement
BowieLetsDance.jpg

Un día como hoy pero de 1947, nació David Bowie. El legendario músico es reconocido como una de las figuras más emblemáticas de diversos géneros musicales, moda y estilo. Desde la invención de Space Oddity hasta el final de sus días con Blackstar, se convirtió en uno de los íconos de la cultura pop gracias a su creatividad que nunca tuvo límites.

Recientemente, Nile Rodgers (guitarrista y productor que participó en el álbum Let’s Dance del músico inglés), compartió el demo de la canción homónima del disco que se convirtió en una de las más populares de la década de los ochenta. Bowie siempre estuvo a la vanguardia y se aventuró a posibilidades que lo llevaron a descubrir cómo amalgamar su propio yo con las otras personalidades que inventó para caracterizar cada uno de sus discos. "Let's Dance" fue una de las etapas que demostraron esta capacidad evolutiva.

En 1982, tras la llegada de MTV, Thriller de Michael Jackson y el arribo de las primeras bandas de post punk, Bowie estaba listo para reinventarse una vez más, después de haber conquistado al mundo con Ziggy Stardust, Aladdin Sane y The Thin White Duke. Estos eran personajes con los que utilizó el concepto teatral como rasgo esencial de The Rise And Fall Of Ziggy Stardust and the Spiders From Mars (1972), Aladdin Sane (1973), Young Americans (1975) y Station To Station (1976), cada uno de los discos que lanzó con esos álter ego a principios de los años setenta.

También, consolidó su exploración sonora con la aclamada Trilogía de Berlín (Low, Heroes y Lodger) álbumes que compuso mientras residía en la capital germana con Brian Eno, y experimentó con sonidos nunca antes escuchados en la música. Ganó popularidad gracias a “Heroes” y demostró su inspiración en el surrealismo en el disco Scary Monsters, donde creó la inolvidable “Ashes To Ashes” y “Fashion”, un homenaje musical a la moda.

Después de esa época, Bowie se convirtió en la figura pop del momento gracias a lo que sería su próximo álbum. Para ello, el músico escribió “Let’s Dance” junto a Nile Rodgers, guitarrista que en ese momento era un referente como productor y músico de la época disco, en la que se consolidó gracias a sus propios éxitos como “Good Times” y “Le Freak” con banda Chic, y su trabajo con artistas como Sister Sledge y Diana Ross, con quienes mostró su sello personal en la guitarra -que también puede escucharse en el tema de Bowie-.

Según la revista Rolling Stone, David Bowie se encontraba de vacaciones en 1982 cuando no pudo más con el aburrimiento y comenzó a escuchar sus discos favoritos de Rhythm and Blues de los años cincuenta y sesenta: James Brown, Buddy Guy, Albert King y Little Richard. "Me pregunté, ¿por qué elegí esta música para escuchar? Es música que no provoca tensión y por el contrario, causa una sensación de placer y felicidad. Hay entusiasmo y optimismo en esas canciones”, dijo el músico cuando regresó al estudio para grabar el primer sencillo de su próximo álbum.

En un principio, la canción había sido escrita como un tema folk en la guitarra de doce cuerdas de Bowie, pero de acuerdo a Rodgers, la instrumentación de la canción no coincidía con el propósito central, que era hacer bailar a la gente. Por ello, el guitarrista le propuso a Bowie un arreglo que orientó la canción hacia un corte mucho más funk.

De acuerdo a Nile, la canción necesitaba forzosamente el arreglo funky: “Él (Bowie) me dijo, ‘Nile, querido, creo que esta canción será un éxito”. “En ese momento era como Terminator, imparable y quería hacer hits con David”.

En el momento de la grabación del tema, mientras Rodgers tocó los acordes funky en su guitarra, el ingeniero Bob Clearmountain agregó un efecto de retraso sonoro llamado delay, un sello que hizo distintiva a "Let's Dance" de otras canciones en las listas de popularidad. En las sesiones de grabación el guitarrista Stevie Ray Vaughan -a quien Bowie había visto actuar en el festival Montreux de Jazz- fue incluido en la canción para que tocara el solo. “Le agregó un espíritu de blues a nuestro sonido europeo”, mencionó Bowie sobre su participación.

En una entrevista para The Guardian en 2012, Rodgers recordó cómo fue el proceso creativo para producir la canción y el álbum: “Cuando Bowie y yo coincidimos para hacer Let’s Dance, pasamos dos semanas buscando estilos y música de diversas corrientes y de pronto Bowie dijo ‘¡Lo tengo!' y me mostró la portada de un disco de Little Richard donde está conduciendo un Cadillac rojo, viste un traje del mismo color y tiene el clásico corte de cabello pompadour de la época. Entonces mencionó ‘Eso es rock and roll’. Después de toda la investigación que hicimos yo también supe lo que quería. Cambiamos el color del traje (de Richard) por uno amarillo”.

El video

El video oficial de “Let’s Dance” fue dirigido por David Mallet, quien trabajó previamente con Bowie en el visual “Ashes To Ashes” y dirigió visuales como “Run To The Hills” de Iron Maiden, “Radio Ga Ga” y “I Want To Break Free” de Queen, además de documentales de conciertos como Pulse de Pink Floyd y U2: PopMart: Live at Mexico City en los años noventa.

El visual del tema fue filmado en Australia y cuenta la historia de una pareja aborigen que padece los estragos del imperialismo de la cultura occidental. Fue descrito por el mismo Bowie como una crítica hacia el racismo existente todavía en naciones como Estados Unidos: “Es un llamado a la integración de una cultura con la otra”, dijo en aquella década. Para el periodista Stan Grant de The Guardian, “el simbolismo era perceptible: el sufrimiento indígena y la prosperidad de la comunidad blanca en Australia”.

"Let's Dance" - David Bowie

El legado

Nile Rodgers y David Bowie concluyeron Let's Dance en tan sólo 17 días en el estudio Power Station ubicado en Nueva York. El 23 de abril de 1983, Bowie logró obtener la posición número uno de las listas con el sencillo y llegó a una etapa pop de su metamorfosis con la que marcó un antes y un después en la historia musical de la década de los ochenta. Para la crítica musical, "Let's Dance" demuestra cómo fue que Bowie pudo unirse perfectamente con el sonido disco de los setenta con el rock que apenas comenzaba en 1983. Fue un tema inolvidable que hoy en día sigue siendo un clásico para bailar.

Escucha a continuación el demo de "Let's Dance":

Advertisement

Relacionados