Síguenos

Advertisement
21994402_1957550721168506_3581626003182121376_o-2.jpg

A lo largo del 2017, pudimos ver como el hip hop, el pop y el reggaetón dominaron las listas de popularidad y como el rock demostró ser obsoleto. El ritmo contagioso y los mensajes de incitación fueron el discurso musical de este año. Sin embargo, dentro de las canciones, los discos y los artistas más escuchados, un venezolano llamado Daniel Morales, mejor conocido como Danny Ocean, se coló a las fiestas con uno de los hits más sonados en México, Estados Unidos y Latinoamérica: "Me Rehúso".

Irónicamente, la canción con rasgos de reggaetón y R&B no hablaba sobre entregarlo todo "despacito" ni le hablaba a su "gente", más bien, es una oda melancólica inspirada en la separación que vivió el autor con el amor de su vida a raíz de los problemas sociopolíticos que sufre Venezuela en estos momentos.

Por esta razón, el músico de 25 años de edad, tuvo que mudarse a Miami para comenzar la ruta del éxito que ahora le precede. "Es una situación realmente muy mala en cuanto a la economía y política ahí (Venezuela). Lo que está pasando es básicamente una dictadura", le dijo Ocean a Billboard en el verano. "No tenía dinero suficiente para enviarle algo desde Miami, así que dije, voy a escribirle una canción".

Antes de salir del país gobernado por Nicolás Maduro, Danny publicó un par de EPs pero de acuerdo a Billboard, el músico nunca se sintió tan conectado con la música antes de componer la canción que lo ha colocado como uno de los artistas revelación del 2017. "Es una canción sobre 'hey, no quiero dejarte, pero tengo que irme', no trata solo de mí", explicó el cantante en la entrevista que tuvo con el medio estadounidense.

"Hay mucha gente que ha tenido que dejar a alguien que quiere atrás. No tiene por que ser un amor. Puede ser la familia. Desde que hay muchos venezolanos allá afuera debido a la situación, creo que fue lo que ayudó a la canción a crecer".

Sobre la situación de su país, Danny argumenta que es casi imposible vivir o realizar sueños: "Es muy duro vivir en un país así, tienes un montón de sueños, pero no hay seguridad y no hay comida en este momento. La mayoría de los jóvenes en Venezuela tratan de salir porque después de que terminas la escuela, no hay nada qué hacer ahí. No hay posibilidades en Venezuela y no hay calidad de vida".

Cuando el venezolano lanzó "Me Rehúso", no tuvo un éxito inmediato. Primero publicó la canción en su canal de YouTube y según el propio Danny, sus amigos eran los únicos que lo escuchaban. Sin embargo, bastó para que su manager le mostrara el tema a su actual esposa, Osmariel Villalobos, presentadora de televisión venezolana. "Ella publicó el video en Instagram y tenía 300,000 visitas. No me etiquetó, por lo que todos los comentarios fueron: '¿qué canción es esa?' pero después la gente comenzó a buscar de quién se trataba".

"Me Rehúso" cambió la vida de Danny radicalmente. Para agosto de este año logró entrar a las listas virales de Spotify de reggaetón en Colombia, Chile, Perú y México, y llegó a tener más de 260 millones de escuchas en streaming. Según Billboard, esto lo coloca como un fenómeno de streaming pues superó en escuchas a canciones como "La Bicicleta" de Carlos Vives y Shakira, un éxito de radio de dos estrellas consolidadas.

"Me Rehúso" debutó en la posición 41 de las listas de música latina después de que los programados y editores aceptaron integrarla a la programación de streaming y en la playlist Baila Reggaeton, que cuenta con más de 5 millones de seguidores. En tan sólo unas semanas, la canción se convirtió en un hit.

Después de que las disqueras se pelearan por un contrato con el joven talento, Ocean tuvo la oportunidad de elegir a Warner. "Me gustó la vibra", comentó.

La crítica latinoamericana ya la ha calificado como una de las canciones más importantes del año y además, retrata momentos cotidianos en la vida de los hispanohablantes. Después de este éxito, actualmente Danny Ocean publicará un álbum oficial en 2018 y mientras tanto, ha compartido "Debow" y "Vuelve" dos nuevos sencillos que vislumbran el sonido pop del próximo año: un híbrido entre la sonoridad electrónica del R&B, el ritmo del reggaetón y una melodía suave que incita con ternura.

Advertisement

Relacionados