Síguenos

Advertisement
Foto: 'On The Radio: Greatest Hits Vol I & II', Spotify.

El lunes 23 de octubre de 2017 murió Mario Vargas, locutor, conductor y programador musical que ingresó a la estación Stereo Cien 100.1 FM en 1984 y durante 33 años fue titular de Back To Disco, uno de los programas de radio más memorables de la música disco. Además de su peculiar voz y características frases, Vargas trajo los éxitos del género a tierras mexicanas. Los Bee Gees, Earth Wind & Fire y Donna Summer fueron los artistas disco favoritos del comunicador mexicano y por obvias razones, los principales invitados de su show radiofónico.

La música disco es un fenómeno comercial dentro de la historia musical irrepetible. Tuvo sus orígenes a partir de algunos sonidos natos de la comunidad afroamericana como la instrumentación del soul, el Rhythm & Blues y un ritmo que era particularmente nuevo, el funk. Algunos dicen que el movimiento comenzó en los sesenta en clubes nocturnos de Nueva York. Otros señalan que inició en Paris donde al final de esa década se escuchaban canciones eróticas como "Jet T' Aime" de Serge Gainsbourg. Pero según la mayoría de las declaraciones de artistas de la época, menciona un artículo de Vanity Fair, la fiebre de la música disco se avivó en los clubes gay underground de la escena neoyorquina (The Loft, Tenth Floor, 12 West, Infinity, Flamingo) en donde la cultura disco trajo consigo el abuso abierto de drogas, sexo inmediato y la escucha de álbumes toda la noche.

En México, la historia de la música disco comenzó a través precisamente de los medios de comunicación. En la década de los setenta, Televisa lanzó al aire el programa Fiebre del 2 (posteriormente reducido solo a Fiebre) conducido por Fito Girón los sábados de 8 a 10 de la noche, un horario estelar que se enfocaba a los jóvenes y hacía referencia a una de las películas más representativas del movimiento musical: Saturday Night Fever o Fiebre de Sábado por la Noche, en español, cinta novelesca protagonizada por John Travolta que retrató la historia de unos jóvenes obsesionados por bailar en la pista bajo una bola de cristal.

Según algunas anécdotas recopiladas de internet y fuentes históricas directas, el éxito de Fiebre del 2 inspiró a algunos empresarios mexicanos para abrir clubes nocturnos, los cuales fueron llamados simplemente Discotecas. En el entonces Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey surgieron los primeros de estos recintos con nombres retomados de algunos clubes de Norteamérica como Studio 54. Poco a poco, estos centros de música y baile se reprodujeron en estados de la República como en Acapulco, donde se encontraba Disco O y Valentino's en Mazatlan. En el D.F y Estado de México se ubicaban clubes como Magic Circus, Rock Garage, Equss y News.

De acuerdo al texto académico Nuestra es la voz de todos la palabra: Historia de la radiodifusión mexicana, el Top Ten de canciones en inglés de los setenta en la radio mexicana eran las siguientes: "Staying Alive" de Bee Gees, "Dancing Queen" de ABBA, "I Will Survive" de Gloria Gaynor, Y.M.C.A de The Village People y "Miss You", tema de The Rolling Stones que mostró la influencia de la disco en el rock.

La música disco en México, aparte de su repliegue masivo en la radio y televisión, nació en "una década que coincide con la invasión de música latinoamericana", menciona la Dra. Julia Palacios, historiadora y académica de la Ibero Ciudad de México. "Creo que la música disco era un gusto culposo que no se expresaba abiertamente. Vinieron muchos artistas disco a centros nocturnos, pero se necesitaba la mayoría de edad para entrar", menciona Palacios con relación al comportamiento de la sociedad mexicana frente al fenómeno musical que se comercializó en el país del norte.

Lo cierto es que el impacto musical de la disco a nivel mundial continua constantemente desde finales de la década de los setenta. Desde Michel Jackson y Prince hasta Maroon 5 y Calvin Harris, el movimiento que le abrió un camino a un sonido compacto y comercial, sigue escuchándose en el ámbito popular y en los sonidos de la música underground. Por ejemplo, en los años ochenta, el subgénero de la electrónica denominado como House, comenzó a hacer referencia a la música disco como su base principal, por lo menos, de la boca de algunos DJs establecidos en Chicago como The Black Madonna. "Es algo eterno, lo encuentras en lugares inusuales. Ahí tienes el Patrick Miller", menciona la DJ estadounidense refiriéndose al recinto dedicado a la música disco y al Hi-NRG (otro estilo de música electrónica inspirado en el disco) ubicado en la Ciudad de México.

"Estaba tocando en un club de techno y me di cuenta que el lugar se dividía en dos partes. Se encontraba la gente joven de un lado y la parte oldie en el otro lado. Era como cualquier otro lugar de techno poniendo canciones de los grandes del género y cuando decidí poner poner canciones de los héroes de la disco de los setenta y ochenta, la energía encendió la pista de baile. Funcionaba en ese momento. La gente sigue bailando con esos tracks en 2017. Bailar es una de las cosas más humanas y la música disco es una expresión perfecta para describir ese impulso", destaca The Black Madonna sobre el movimiento musical y su permanencia en la colectividad.

Advertisement