Síguenos

Advertisement
Foto: Morrissey Facebook Oficial.

El viernes 17 de noviembre de 2017, Morrissey compartió un nuevo álbum titulado Low In High School. En esta nueva obra musical, el icono de Manchester se queja -una vez más- sobre el contexto social y político de nuestros tiempos. Canciones como el sencillo “Spent the Day in Bed” reflejan el estado emocional del cantautor que durante toda su carrera se ha mostrado como una figura controversial gracias a su fluctuante personalidad. A lo largo del nuevo disco, Morrissey le canta al Brexit y a la depresión cual tuitero desenfrenado.

Además de entrar en la escena musical una vez más, el fin de semana pasado también fue protagonizado por el músico debido a sus declaraciones sobre el asunto Weinstein-Spacey (en el que los cineastas han sido señalados por acoso sexual) donde cuestiona a las víctimas. La respuesta ante sus palabras fue inmediata. Otros músicos como Shirley Manson de Garbage levantaron la voz en redes sociales y refutaron las ideas de Morrissey con furia. Lo cierto es que no se puede defender lo indefendible. Pero, en realidad ¿Deberíamos tomar en cuenta lo que dice una persona como Morrissey?

Desde su adolescencia, Steven tuvo problemas constantes con las personas que lo rodeaban gracias a su conflictiva personalidad. Sin embargo, siempre fue alguien que quería decirle sus inquietudes a sus seguidores. Previo a su carrera como músico, Morrissey fue periodista musical para la revista NME donde pudo expresar -de nuevo- su odio hacia algunos proyectos musicales como Depeche Mode. En la cinta biográfica England Is Mine -estrenada este año y basada en la autobiografía del compositor- puede apreciarse el enojo y la ira contenida de que le llevó a separarse de la vida social para después convertirse en la voz de los rechazados y alienados como vocalista de The Smiths.

Su relación con los temas polémicos comenzaba desde el primer disco homónimo de la legendaria banda británica. Canciones como "Reel Around The Fountain" y "The Hand That Rocks The Cradle" han sido interpretada por muchos como incitaciones pederastas e incluso se les ha relacionado con el abuso infantil.

En Meat Is Murder, el vocalista no sólo condena el consumo de carne sino que además expresa su opinión desalentadora sobre la educación en las canciones "The Headmaster Ritual" y "Barbarisim Begins At Home". En el álbum más reconocido de The Smiths, The Queen Is Dead, Morrissey aflora su lenguaje meditando sobre la muerte de la reina británica y arremete en contra del sistema. Donde su palabrería es más constante es en su carrera como solista en la cual publicó canciones como "Margaret On The Guillotine" donde literalmente le desea la muerte a la "Dama de Hierro", Margaret Thatcher.

Con el paso del tiempo, Morrissey es más crudo y llega a ser un incomodo ser que religiosamente intenta predicar con una actitud que a pocos convence. Low In High School es un disco que se queja del panorama social actual con pocos argumentos, justo como los que ha declarado sobre el acoso sexual de Harvey Weinstein y Kevin Spacey. Es tiempo de darle un descanso a Morrissey, de verlo como un músico que cada vez más, reprimirá sus sentimientos y dirá cosas que no deberían de ser relevantes debido su condición que siempre ha resultado enigmática.

Advertisement