Síguenos

Advertisement
Foto: Taylor Swift, 'Reputation'.

Taylor Swift ha demostrado que es una de las artistas más influyentes en la era digital tras la llegada de su nuevo álbum Reputation. Y es que cada vez que la estadounidense va a publicar una nueva obra musical, lo hace sin el apoyo de las compañías de streaming. Actualmente, el nuevo disco lleva más de 1,212 millones de copias vendidas tan sólo en Estados Unidos de acuerdo con información de Nielsen Music.

Las copias de Reputation han sido vendidas en formato digital y físico. Este es un logro de cual pocos artistas se pueden jactar, tomando en cuenta que el 62% de la industria musical en Estados Unidos lo domina el negocio de los servicios de streaming. El disco se ha vendido mejor que el resto de los álbumes que han sido lanzados en el año, otro dato que suma valor a la reputación de la artista pop.

Con esta victoria, Swift le ha dado una lección a toda la industria musical en contra de la piratería: los fanáticos siempre apoyarán a sus ídolos musicales siempre y cuando mantengan una actitud firme. En la actualidad obtener un álbum es muy sencillo a través de torrents y archivos encriptados que algunos hackers publican previo al lanzamiento de los discos.

Cuando el tracklist de Reputation fue revelado en línea, los fans cuidaron de que nadie filtrara en internet el disco debido a la petición de la artista. Si alguien veía algo sospechoso, inmediatamente era reportado. De acuerdo al artículo de Billboard, no hubo filtración alguna.

Lee: La polémica detrás de 'Reputation' de Taylor Swift

En algún punto, la cantautora probablemente dejará que las plataformas digitales tengan el álbum completo tal como lo hizo con su álbum anterior, 1989. Mientras tanto, las compañías de streaming evidentemente están molestas con Swift. En una entrevista de 2015, Daniel Ek -el cofundador de Spotify- criticó la decisión de la artista sobre esperar para colocar 1989 en su plataforma ya que, según él, enviaría a sus fans a YouTube o estos recurrirían a la piratería para escuchar su álbum. "No pienso que ese sea el modelo de negocios correcto, hay que incorporarse a la ubicuidad. En términos tecnológicos, si tú no me vendes tu contenido en mis términos, los consumidores lo harán pirata", señaló el directivo de la compañía.

A pesar de estas intimidantes y presunciosas declaraciones, Billboard recientemente planteó una nueva hipótesis al respecto gracias a lo que Taylor Swift ha logrado con su más reciente trabajo musical: "Ek está mal: La decisión de Swift de mantener sus álbumes fuera de los servicios de streaming probablemente resulte en más fans escuchando su música aunque ella gane dinero de ello o no. Además Spotify no paga mucho, al menos en los primeros términos. Esta plataforma paga medio centavo de dólar por stream; esto quiere decir que Swift incluso ha ganado más dinero a través de la venta del CD. Las canciones de Swift tendrían que ser reproducidas 2000 veces para hacer el mismo dinero que se hace con los 10 dólares que cuesta el material".

El hecho de que Taylor Swift no quiera unirse del todo a las nuevas plataformas no es una noticia nueva. Sin embargo hay recordar dos cosas importantes para sostener que es una de las artistas más influyentes en la escena popular actualmente: La primera, después de un largo reinado, Swift destronó de las listas a "Despacito", una de las canciones latinas más escuchadas a lo largo de la historia con el sencillo "Look What You Made Do". En segundo lugar, ha vendido más de un millón de discos en formato físico y digital cuando según el pensamiento colectivo, eso ya es anticuado y además, sus fanáticos la respaldan en contra de la piratería.

Lee: Taylor Swift o de cómo convertirse en la artista más influyente del mundo

Advertisement