Síguenos

Advertisement
KYLIEMINOGUE.jpg

La cantante australiana Kylie Minogue, nombrada en diversas ocasiones como “Princesa del Pop” -mote que también se le ha atribuido a Britney Spears-, regresó en 2018 con un nuevo álbum titulado Golden, su producción discográfica número 14. A sus 49 años de edad, la crítica ha sido dura al respecto y ha cuestionado su permanencia en la escena musical.

Nacida en 1968 en Melbourne, Kylie Ann Minogue desarrolló su talento como artista en la televisión australiana en uno de los shows más populares en el mundo anglosajón, Neighbours. En aquella serie caracterizó a una chica marimacha llamada Charlene Robinson, personaje que la llevaría a obtener la atención de productores de la industria luego de que en un show de beneficencia realizado por el elenco de la serie, Minogue cantó una versión de “Locomotion”, original de Carole King.

El sello discográfico Mushroom firmó su primer contrato como cantante y grabó como sencillo el tema compuesto por King, un éxito en las listas de popularidad australianas que llegó a las primeras posiciones apoyada por su fama televisiva. De hecho, el sencillo fue el más vendido en Australia en los años ochenta, según el diario The Sydney Morning Herald.

Gracias a su ascenso como cantante, Minogue se mudó a Gran Bretaña para trabajar con Mike Stock, Matt Aitken y Pete Waterman, mejor conocidos en la industria como SAW, un trío de productores que habían formado parte fundamental del movimiento hi-NRG en los ochenta y trabajaron con artistas como Donna Summer y Bananarama. En 1998 publicó su álbum debut, Kylie, en el cual canciones como “I Should Be So Lucky” le dieron fama a nivel mundial y llegó a MTV para mostrar su faceta como una chica dulce cantando sobre el amor con melodías que sampleaban canciones como “Never Gonna Give You Up” de Rick Astley.

Sin embargo, fue los años noventa que Kylie consolidó su imagen y se convirtió en una de las artistas pop más importantes de esa década. Bajo el apoyo de la disquera Deconstruction mostró una imagen de madurez y de sexualidad que la catapultó con álbumes como Kylie Minogue (1994) e Impossible Princess (1997), que aunque tuvieron una mala recepción en ventas, formaron el carácter de Minogue para crear su siguiente disco, que se convirtió en el más exitoso.

Despedida de Deconstruction, la disquera Parlophone la arropó para publicar Fever, disco de 2001 con el que se posicionó en los primeros lugares de listas en países como Australia, Austria, Alemania, Irlanda e Inglaterra. Musicalmente, Minogue demostró en el álbum la herencia del sonido italodisco y reflejó el sonido del dance pop de ese momento. Fever vendió más de seis millones de copias en todo el mundo, convirtiéndose en el álbum más vendido de Minogue. “Can’t Get Out Of My Head” llegó a la cima de las listas en 40 países y vendió más de seis millones de copias en todo el mundo.

Kylie se ha sentido segura de seguir experimentando con nueva música. En Golden lo hizo con la música country y la unió con elementos de pop. Su forma de llegar a un estilo distinto al suyo no es raro. Lo hizo en 1996 cuando colaboró con Nick Cave en la canción “Where The Wild Roses Grow”, una balada que habla sobre la muerte, algo completamente opuesto al estilo de Minogue.

Sobre su nueva producción, Minogue le dijo a Rolling Stone que un lugar en Estados Unidos la influyó para jugar con el country en su nuevo disco. "En el estudio hubo una sugerencia de irnos a Nashville y ahí grabamos la mayoría del álbum. Toda la influencia (de las canciones en el disco) está relacionado con ello: la ciudad es tan genial, es tan histórica. Y la música, para eso estás allí, o si no estás ahí para ir a una despedida de soltera. Nashville es el destino número uno para despedidas de soltera en los Estados Unidos”.

El sencillo “Dancing” ha permanecido en las estaciones de radio en Estados Unidos y Europa durante meses, pero la crítica sigue preguntando por qué continúa con su carrera, un cuestionamiento constante hacia artistas como ella, Madonna y Cher.

"Hay que tener muy claro que es imposible rejuvenecer. No paran de preguntarme qué se siente al tener mi edad en este negocio y ese tipo de preguntas perpetúan el mito de la eterna juventud. Sobre todo, que ser mayor no es aceptable en este mundo. Eres quien eres, y cada vez que me preguntan cómo me sentía cuando tenía 18 años y estaba empezando en esto, pienso que a los hombres no se les hace este tipo de preguntas. Ni se les dice nada por ser jóvenes, mayores, o por lucir de una manera concreta", le dijo la cantante al semanario You.

"Uno de mis grandes ídolos es Jane Fonda, y creo que la forma en que ella lidia con el tema de la edad es admirable porque no se ve limitada por ella y se acepta tal como es. Creo que fue ella la que dijo en una ocasión: 'Es 80 por ciento genética, 10 por ciento cuidarse al máximo y otro 10 por ciento contar con un buen cirujano'. Así que creo que, cuando me llegue el momento, arrancaré una hoja del libro de vida de Jane y seguiré sus consejos”, menciona Minogue sobre su carrera, en la que sigue demostrando por que es una diva del pop.

Escucha a continuación Golden, el nuevo disco de Kylie Minogue:

Advertisement

Relacionados