Síguenos

Advertisement
giorgio-moroder-mag.jpg

Ayer fue anunciado el cartel de Trópico 2018. El festival, realizado anualmente en la costa de Acapulco desde 2013, se ha consolidado como uno de los eventos anuales de música que presenta una oferta variada de actos para disfrutar bajo el sol, arena y mar, que van desde la electrónica más vanguardista como Todd Terje, hasta lo clásico más insospechado como Brian Wilson de The Beach Boys.

Para esta nueva edición que se llevará a cabo los días 7, 8 y 9 de diciembre, el evento será encabezado por uno de los pioneros de la música electrónica, Giorgio Moroder. El día de ayer, medios como Spin reportaron que el productor, compositor y músico italiano saldrá por primera vez de gira a sus 78 años de edad.

Aunque uno pudiera preguntarse ¿qué tipo de fiesta podría armarse con ese abuelito?, pues, nada más y nada menos que una musicalizada con algunos de los clásicos más representativos de la era disco, específicamente, de la música que fue creada con sintetizadores y que dio pie para la creación de nuevos estilos como el dance que conocemos hoy en día.

Moroder, quien nació en Ortisei en 1940 -el área limítrofe entre su país y Austria-, fue desde adolescente un experimentador de instrumentos novedosos. Primero lo hizo grabando sus composiciones en un piano y posteriormente descubrió los sintetizadores y las cajas de secuenciadores, herramientas con las que crearía sus obras maestras.

El track con que se inscribe en uno de los pasajes más históricos de la música es “I Feel Love”, tema que escribió para Donna Summer, una joven que se convertiría en una de las divas de la música disco y que se posicionó como uno de los favoritos para los DJs que amenizaban las noches donde la cocaína, la homosexualidad reprimida y los vinilos convergían en la icónica discoteca, Studio 54.

Como solista cuenta con álbumes de culto que han servido de inspiración para productores y DJs contemporáneos como DJ Shadow, Daft Punk y hasta Calvin Harris. Algunos de los más emblemáticos según el blog The Stranger son Son of My Father (1972), Einzelgänger (1975), Knights in White Satin (1976) y From Here to Eternity (1977), obras que influyeron en el euro-dance.

Además de su contribución a la escena disco, Moroder se involucró en otras producciones emblemáticas de los años setenta como en “Call Me” de Blondie, “Take My Breath Away” de Berlin y fue el encargado de hacer la música de cintas como Midnight Express (1978), American Gigolo (1980) y Scarface (1983), clásico dirigido por Brian De Palma y protagonizado por Al Pacino.

En su más reciente álbum publicado en 2015, Déjà Vu, el productor dejó ver su interés por las nuevas generaciones con canciones en las que colabora con Britney Spears, Sia, Charlie XCX y Kylie Minogue.

Advertisement

Relacionados