Síguenos

Advertisement
Jimmy_Page_7.jpg
Foto: U of Music.

En 1973 Jimmy Page tomó su Gibson Les Paul para tocar “Since I’ve Been Loving You” frente a más de 10 mil personas en el Madison Square Garden. El solo con el que arranca la canción es ensordecedor y difícil de procesar, lo que se aprecia en el rostro de los asistentes que lucen asombrados por el talento del músico británico.

Esta es una de las escenas de la película The Song Remains The Same, en la que Led Zeppelin llega a Estados Unidos y consigue uno de sus triunfos más grandes al superar a The Beatles en la cantidad de plazas vendidas en el recinto neoyorquino.

La forma en la que el sonido se distribuye en el venue no sólo se debe al adiestramiento de Page en la técnica de la guitarra sino al instrumento en sí, que se convirtió en uno de los más icónicos del siglo XX.

Las guitarras Gibson son referentes en la cultura popular gracias a sus diseños innovadores y su sonido portentoso. Se les puede llamar legendarias en la historia del rock luego de que guitarristas como Eric Clapton, George Harrison, Keith Richards, B.B King, Chuck Berry, Frank Zappa, Angus Young, Tommy Iommi y muchos otros utilizaron, desde el estudio de grabación hasta sus presentaciones en vivo, los diversos modelos de la marca fundada en 1902 en Kalamazoo, Michigan, Estados Unidos.

Hoy, modelos como la SG, Les Paul, Casino y ES335 se ven amenazadas por la bancarrota. De acuerdo con información del diario The Nashville Post publicada por Forbes, Gibson enfrenta una deuda de 375 mdd que tiene que saldar antes del 23 de julio y, en caso de no cumplir, podría ser sancionada con una multa de 145 mdd.

Uno de los problemas de la compañía ha sido que los compradores prefieren obtener una guitarra usada a través de sitios web de compra-venta-cambio de instrumentos y que además prefieren modelos más antiguos, cosa que ayuda a compensar la poca disponibilidad de modelos más recientes. En páginas como Reverb, una Gibson Les Paul Standard 1960 puede adquirirse por $595 mil dólares. A pesar del elevado precio de los modelos clásicos, en ocasiones la empresa no puede competir con instrumentos que otros poseen alrededor del mundo porque han dejado de producirlos.

De acuerdo con Variety, su principal competidor, Fender, se ha mantenido a flote gracias a una estrategia de líneas presupuestarias que Gibson adoptó en meses recientes.

Sin embargo, el Nashville Post cita a algunos informantes de la empresa que mencionan que la compañía enfrenta un mal “refinanciamiento”. Kevin Cassidy, un alto funcionario de la empresa de créditos Moody's Investors Service, le dijo al Post que Henry Juszkiewicz -CEO de Gibson- podría negociar la bancarrota.

La opción es renunciar a parte de su patrimonio a cambio de pagos de la deuda o ir a la quiebra. "Este año es crítico y se están quedando sin tiempo, rápidamente", dijo Cassidy. "Y si esto termina en bancarrota, renunciará a toda la compañía". “Es necesario algún tipo de reestructuración” señaló Cassidy.

Advertisement

Relacionados