Síguenos

Advertisement
Foto: Reed Saxon, AP

El fin de semana (9 de diciembre) se cumplieron cinco años de la muerte de Jenny Rivera en un trágico accidente aéreo ocurrido en Nuevo León, unas horas después de haber dado un concierto en la ciudad de Monterrey.

Para recordar a “La Diva de la Banda”, la revista Billboard ha publicado una serie de exclusivas en su sitio web: entrevistas con su hermana y sus hijos, así como una revisión a su posición en los charts tras su muerte, en la que sin duda destacan los 1,3 millones de álbumes vendidos después de su desaparición. Uno de estos especiales conmemorativos se dio a la tarea de compilar los secretos más desconcertantes que se dieron a conocer tras su fallecimiento.

En el momento de su muerte, el 9 de diciembre de 2012, Rivera, de 43 años, era la mujer más exitosa en las listas de Billboard Latin. Y sólo en los años siguientes nos enteramos de muchos otros aspectos de su vida por medio de testimonios de familiares, un libro autobiográfico y publicaciones en los medios. Todos ellos terminaron por demostrar que Jenni era una mujer tan compleja como talentosa.

Fue violada
Jenni Rivera fue violada en 1997, justo después de filmar el video musical de su canción “La Chacalosa”. La brutal descripción de cómo ocurrieron los hechos es hecha por la misma cantante en las primeras páginas de su autobiografía, Unbreakable: My Story, My Way (publicada en 2013). El abuso ocurrió en una carretera de California y fue cometido por un hombre que se le había insinuado sin éxito. En el libro cuenta cómo el tipo la siguió al lado de otros dos hombres cuando ella salió del club nocturno en el que se encontraba. La obligaron a bajar de su coche, la subieron al asiento trasero del auto en el que ellos iban y ahí fue violada. “Esto fue por haberme mandado al infierno”, le dijo el tipo –que ella describe de ojos verdes– al que había rechazado.

Lee: ¿Por qué Jenni Rivera no ha conquistado el mundo?

Tenía un trauma familiar
Durante años, el exesposo de Jenni Rivera, José Trinidad Marín, abusó sexualmente de su hermana Rosie Rivera y de sus hijas Chiquis y Jacqueline Rivera cuando estas eran niñas. La primera vez que las Rivera hablaron de este trágico episodio fue en 2005 durante una entrevista en el programa Despierta América, conducido por Charytín Goyco. Pero todos los detalles al respecto fueron mostrados a profundidad hasta 2017 en Su nombre era Dolores, la Jenn que yo conocí, serie de televisión basada en el libro biográfico sobre Jenni Rivera escrito por Pete Salgado. Jenni llevó a juicio a su exmarido, quien fue condenado a 30 años de prisión.

Lee: Los hermanos de Jenni Rivera se unen a Sony Music para impulsar a los nuevos talentos del regional mexicano.

Intentó suicidarse
Como consecuencia de la relación abusiva con José Trinidad Marín, Jenni Rivera intentó suicidarse a los 18 años cuando acababa de tener a su hija Janney "Chiquis" Marín. Estando en el hospital, Rosa, su mamá, le dijo: “Todo está bien, mija. Sí te perdono, pero no lo vuelvas a hacer porque tienes una hija, ¿qué va a ser de ella si yo me muero, con quién se va a quedar?”. Este triste episodio fue revelado por Rosa en entrevista con el prorama de televisión Al Rojo Vivo. De acuerdo con Telemundo, Jenni sufría los abusos físicos y psicológicos de su primer esposo y el no tener dinero para mantener a su familia la llenaba de angustia.

Lee: El abogado de Jenni Rivera revela por qué se desplomó el avión de la cantante.

Tenía un amor perdido
En su autobiografía Jenni menciona también que su único y verdadero amor fue un hombre llamado Fernando, conocido como “El Pelón”, con quien mantuvo una relación intermitente a lo largo de diez años y a quien solía dedicarle algunas de sus canciones durante sus conciertos. En 2015, cuando se publicó el libro de fotografías Jenni Vive: A Life in Pictures, editado por los herederos de “La Diva de la Banda”, los fans de la cantante pudieron ver por primera vez el rostro del eterno galán de su mamá. Según explica la propia Jenni en su autobiografía, Fernando nunca pudo dejar su adicción a las drogas, lo cual terminó por imposibilitar que tuvieran una relación saludable.

Era una mamá estricta
De acuerdo con Chiquis, citada por Billboard, Jenni fue una mamá muy estricta, e incluso llegó a recurrir a tácticas que eran duras y humillantes. En el libro biográfico de Chiquis, Forgiveness, recuerda algunas frases que su mamá le decía: “¿Quieres que te grite o quieres un castigo diferente?”. Y en la única ocasión que se voló una clase y fue descubierta, Chiquis fue castigada por su mamá con un tosco corte de pelo: “El mechón más largo que me quedaba en medio de ese corte horrible era de cinco centímetros”. Después de castigarla dejándola sin pelo, le gritó: “Ahora ponte los zapatos y sal de mi casa, perra”.

Advertisement

Relacionados