Síguenos

Advertisement
diseno-sin-titulo-24.jpg

1. Kendrick Lamar, Dave Chappelle y una denuncia en contra del racismo

La sesenta edición de los Grammy comenzó con la presentación de Kendrick Lamar, quien interpretó "XXX" tema incluido en su más reciente álbum DAMN., que se llevó el premio a Mejor Álbum de Rap. Su actuación contó con la presencia de Dave Chappelle, y de Bono y The Edge de U2. "XXX" es una de las canciones de Lamar que hacen una crítica a la política estadounidense.

En la presentación, bailarines vestidos de militares marcharon al compás de Lamar, el vocalista y guitarrista de U2 cantaron un segmento, y Chapelle interrumpió el tema para decir: "Hola, soy Dave Chappelle y sólo quiero recordarle a la audiencia que la única cosa que aterroriza más que un hombre negro sea honesto en América es ser un hombre honesto en América. Lamento la interrupción".

2. Kesha en contra del acoso sexual

"El tiempo se acabó para el abuso del poder", dijo Janelle Monae antes de presentar a Kesha, Camila Cabello, Cyndi Lauper, Julia Michaels y un grupo de coristas que interpretaron "Praying", en un simbólico homenaje al movimiento #MeToo. Este surgió a raíz de las múltiples denuncias que han interpuesto mujeres alrededor del mundo en contra de los acosadores.

"Esto no sólo se trata de lo que sucede en Hollywood. Tampoco de lo que pasa en Washington. Está en nuestra industria también", señaló Monae respecto al momento social que acontece. "Praying" está incluida en Rainbow, el más reciente disco de Kesha, quien estuvo ausente en la escena musical desde 2014 cuando denunció a su productor, Dr. Luke, de acoso sexual, físico y verbal.

3. Childish Gambino y JD McCrary, las voces de la espiritualidad de Norteamérica

Nominado a Mejor Álbum del Año por el disco Awaken My Love!, Donald Glover, mejor conocido como Childish Gambino, ofreció una de las presentaciones más memorables de la noche. El músico interpretó "Terrified" -canción incluida en su disco- junto a un grupo de músicos. El tema contiene algunos matices musicales que recuerdan a Marvin Gaye y otros sonidos del soul.

Al final de la interpretación, apareció JD McCrary, un niño de 10 años que se unió a Gambino en un armonía vocal memorable. McCrary es una de las figuras musicales que se viralizaron el año pasado gracias a un video en el que canta "Who's Lovin' You?" de los Jackson 5 durante un partido de basquetbol. Actualmente, el chico se encuentra trabajando en un EP.

4. Discurso de Camila Cabello y U2 desde la Estatua de la Libertad

La cantante de origen cubano y estadounidense dio un discurso en favor de los dreamers, generación de ciudadanos nacidos en Estados Unidos de ascendencia latina que actualmente se encuentran en la agenda política de Estados Unidos debido a varias amenazas que enfrentan por parte del presidente Donald Trump. Cabello resaltó algunas de las cualidades de la palabra que describe a la generación de la que también forma parte: "Hoy, este salón está lleno de soñadores musicales. Recordemos que este país fue construido por soñadores para soñadores que persiguen el sueño americano".

"Estoy orgullosa de ser una inmigrante cubana-mexicana, nacida en La Habana, que está parada en frente de ustedes en Nueva York. Todo lo que sé es que, justo como los sueños, estos chicos no pueden ser olvidados y que vale la pena luchar por ellos".

Al concluir su discurso, Cabello introdujo a U2, quienes desde un escenario móvil en la Estatua de la Libertad tocaron la canción "Get Out Of Your Own Way", incluida en su más reciente álbum Songs Of Experience. Al finalizar la interpretación, Bono gritó a través de un megáfono: "Benditos sean los 'países de mierda', porque nos han dado el Sueño Americano". Esto hace referencia a lo que Trump mencionó hace un par de semanas acerca de los inmigrantes.

5. La respuesta de la audiencia en el rating, Bruno Mars y Kendrick Lamar

Bruno Mars se llevó la noche al ganar Mejor Grabación y Mejor Álbum del Año por 24K Magic y Mejor Canción del Año por "That's What I Like". Esta situación no fue del agrado de la audiencia, quienes según la revista TIME, manifestaron su inconformidad a través de redes sociales ya que con esta, suman tres ocasiones en las que Kendrick Lamar pierde esas categorías. La primera vez fue abatido por Daft Punk en 2014 y la segunda fue en 2016, cuando el aclamado álbum To Pimp a Butterfly perdió ante Taylor Swift.

Incluso, Bruno Mars en su discurso de aceptación mencionó que el álbum en realidad era un tributo a lo que los otros nominados (Childish Gambino, Jay-Z, Luis Fonsi, Kendrick Lamar) habían hecho en el mundo de la música.

Además, según información que publicó Stereogum, el rating del programa bajó en comparación a otros años. El show, que duró aproximadamente tres horas y media tuvo "21% de audiencia" respecto a lo que generó en 2017. Nielsen Music reportó que el rating se mantuvo en un 12.7, siendo la mayor caída desde 2013.


Advertisement

Relacionados