Síguenos

Advertisement
Diseno sin titulo-8.jpg

2017 ha sido un año con grandes cosechas para la escena musical latinoamericana. "Despacito" fue una de las canciones más escuchadas del mundo y otros artistas como Danny Ocean, retrataron lo que sucede en países como Venezuela a través de una historia de amor musical que se viralizó en redes sociales y después en plataformas de streaming. La evolución musical ha demostrado cómo los géneros urbanos como el hip hop y el reggaetón han pasado a ser más relevantes que el pop y el rock.

En cuanto a números, Spotify mencionó que en 2017 la escucha global de música latina creció un 110% (más que el hip hop que creció un 74%) y fueron lanzadas 10 canciones con versiones tanto en español como en inglés que llegaron al Top Global 50 de las listas de popularidad. YouTube, por su parte, reveló que dentro de su lista de los 10 videos más vistos, 6 están relacionados con artistas o canciones latinas y son 45 videos de este corte, los que están en la lista de los 100 más vistos. De acuerdo al diario El Nuevo Día, el reggaetón creció un 13% más que el pop y 4% más que el country -el género local- en Estados Unidos.

Culturalmente, la música urbana latina ha ganado terreno a través de dos canciones que capturaron el mercado. La primera, “Despacito”, que fue concebida como una obra maestra del mainstream gracias a su proyección tanto en español como en inglés (en la voz de Justin Bieber) y “Mi Gente”, del colombiano J Balvin que arrasó los primeros lugares de las listas de popularidad tanto en México como en Colombia y Europa.

Desde hace una década, el internet ha funcionado como un canal abierto para los productores de reggaetón y esto ha también impulsado la expansión del género y la música latina geográficamente.

De acuerdo con un reportaje realizado por Rolling Stone sobre el tema y la declaración de varios especialistas, fue en 2013 cuando comenzó un auge importante para la oleada de artistas latinos. "Ellos sabían que era cuestión de tiempo antes de que los números fueran tan grandes que el resto del mundo no tuviera opción sino entrar al pop latino", mencionó Sandra Jiménez, responsable de la música latinoamericana en YouTube y Google Play, plataformas en las que el género creció de un 75 a un 80% entre 2015 y 2016.

Nir Seroussi, presidente de Sony Music US Latino, menciona que "El Perdón", éxito de Nicky Jam y Enrique Iglesias de 2015, fue el momento cumbre en el que la música latina despuntó en internet. "El hit fue pensado para que funcionara en nuestro mercado y luego se conectó globalmente en internet. La gente lo aceptaba como un éxito, no solo como una novedad. Desde ahí comencé a ver éxitos latinos con el mismo patrón de comportamiento por parte de la audiencia".

Los factores que han contribuido a que la música latina hoy en día sea una de las más consumidas en el mundo son diversos. Desde el lenguaje universal que representa el baile -un rasgo característico-, pasando por las letras catárticas que muchos han descrito como sexistas, hasta la consolidación de una red de cantantes latinos que han lanzado canciones en conjunto y se han popularizado cada vez más año tras año. Desde hace tan solo 10 años, tres de las 25 canciones latinas más populares cuentan la participación de un artista invitado. En las listas de Billboard de 2017, 19 de los 25 éxitos latinos incluyen una colaboración con algún otro artista además del compositor o grupo.

Sobre este tema, el director de estrategias de radio de Univision, Ismar Santa Cruz, menciona que esto es un punto relevante en el ascenso del pop latino en Estados Unidos y el mundo. "Ese muro simbólico entre el reggaetón de Puerto Rico y Colombia comenzó a caerse y ahora en lugar de tener una canción de Daddy Yankee, tienes una canción con cuatro artistas en ella. Esto crea una especie de efecto de bola de nieve mucho más fuerte".

Además, se encuentra un cruce generacional de artistas actuales con veteranos. La lista de los videos musicales más vistos en YouTube muestran la notoriedad de las colaboraciones entre la vieja guardia latina con nuevos talentos: Luis Fonsi y Daddy Yankee, con la versión original de “Despacito”; J Balvin y Willy William con “Mi Gente”, Shakira y Maluma con "Chantaje"; “Súbeme la radio”, de Enrique Iglesias con Descemer Bueno, Zion & Lennox y el joven Ozuna, quien participó con artistas como Wisin, Natti Natasha, J Balvin, Daddy Yankee, Arcangel, Farruko y Romeo Santos, entre otros.

Por otra parte, existe Danny Ocean, quien a través de su canción "Me Rehúso", conquistó las fiestas en Latinoamérica y Estados Unidos. Lo interesante es el impacto orgánico que logró el venezolano sin contar con el apoyo de una disquera y bajo sus propios méritos, terminó siendo aún más popular que "Despacito". A principios de este mes, Spotify anunció que el sencillo de Ocean superó a "Despacito" como la canción en español con más semanas en el cuadro Global Top 50. "Vamos a comenzar a ver el mismo patrón una y otra vez con otras canciones", le dijo Rocío Guerrero, directora cultural global de Spotify a Rolling Stone.

No sólo el reggaetón sino también el hip hop en español y el trap, han enlazado a los latinos con la comunidad anglosajona, situación que también se suma al éxito que tuvo la música latina en 2017 y que, posiblemente, generarán más éxitos el próximo año. Tan sólo en las últimas semanas, el hit de Farruko, "Krippy Krush", que cuenta con la colaboración de Nicki Minaj y 21 Savage, estuvo en rotación de las estaciones de radio de Estados Unidos en la posición 14. También, nombres como el de C Tangana, Jesse Baez y Álvaro Díaz se perfilan para ser los nuevos artistas que coloquen a estos géneros en la cima del mundo.

La música latina permeó hasta en los lugares más inhóspitos e inesperados. Seroussi concluye que "cuando escuchas "Shape Of You" de Ed Sheeran puedes escuchar el beat del caribe en su estructura musical. Eso viene de nuestro mundo". Además, la estratega de Univisión recuerda las palabras de J Balvin y Nicki Jam diciéndole: "El reggaetón es el nuevo pop".

Advertisement