Síguenos

Advertisement
30531219_1735126693222418_8944596134935784046_n.jpg

El pop de los años dosmil no podría definirse sin la música de Maroon 5. Canciones como “This Love”, “She Will Be Loved” y más recientemente “Moves Like Jagger”, “Misery” y “Sugar”, se han convertido en clásicas de la radio comercial alrededor del mundo. Ayer (11 de abril) los organizadores de Hellow Festival anunciaron que la agrupación encabezaría el festival que se llevará a cabo el próximo 25 de agosto en el Parque Fundidora en Monterrey.

La figura que ha representado su líder, Adam Levine, y su estilo musical que del electro pop, el funk y el neo-soul ha pasado a ser una apuesta dance, son rasgos que los han colocado en la historia musical como una de las bandas de pop con mayor presencia en las playlists.

Los números lo reflejan. Más de 20 premios ganados entre Grammy, Billboard, American y BRIT Awards y ser una de las 15 bandas que más sencillos ha vendido (en total 15 millones en Estados Unidos) de acuerdo con información de la Asociación Nacional de Grabaciones, le dan este respaldo a la banda originaria de California.

A pesar de esto, Maroon 5 parece que en 2018 ha perdido relevancia. La constante evolución que los caracteriza, desde el cambio de look de Adam Levine que le llevó a aparecer en portadas de distintas revistas de moda y tener su propia línea de ropa, hasta los cambios en su música alineándose a los sonidos en tendencia sin perder su estilo, no se ha hecho presente en la agenda musical actual.

Lee: Los artistas pop más escuchados en los últimos 25 años

Los inicios y el éxito mundial

En 2001, cuando lanzaron a la radio “Harder To Breathe” como su primer sencillo, solo sus productores esperaban obtener éxito. Sin embargo, dos años después de publicar su álbum debut Songs About Jane, la banda conquistó al mundo con “This Love” y la balada “She Will Be Loved” vendiendo más de 10 millones de copias de acuerdo a U Discover.

La temática del disco, inspirada en la fracasada relación entre Levine y su entonces novia Jane Herman, fue empática con los sentimientos de miles en el globo y gracias a la exposición mediática a través de canales como MTV, el álbum se convirtió en un clásico inmediato. Maroon 5, en aquel entonces, superó en ventas a otras bandas que también emergieron como The Killers, quienes tenían en la cima de las listas la también emblemática “Mr. Brightside”.

Al pasar del tiempo, discos como It Won't Be Soon Before Long (2007) y Hands All Over (2010) reafirmaron su permanencia como una banda creadora de hits. “Makes Me Wonder”, segundo corte de su segundo álbum de estudio, saltó de la posición número 64 al número uno, convirtiéndose en en el primer tema en lograrlo en la historia de las listas de Billboard. En el verano de 2011, Adam Levine mostró un homenaje al vocalista de The Rolling Stones en “Moves Like Jagger”, una canción que a su vez reflejó una evolución en el sonido de la agrupación, que abrazaba las melodías pop dejando a un lado las distorsiones en guitarras y teclados. Este fue su primer paso en la creación de canciones pensadas para sonar en clubes, según la crítica.

En Overexposed de 2012, Maroon 5 dio un giro drástico y cambió los instrumentos clásicos por los sintetizadores y se abrió camino con éxitos como “Payphone” y “One More Night”, que no trascendieron y dejaron a la banda posicionada durante pocas semanas en la segunda posición de las listas de Billboard.

A finales de 2014, V, su quinto álbum de estudio llegó para entrar de nuevo a las listas de popularidad, esta vez con canciones que, sin dejar a un lado su nueva faceta electro, tenían reminiscencias a Prince y Michael Jackson como “Maps”, “Animals” y “Sugar”. Con esta última, la agrupación obtuvo el récord con más canciones en las listas de Billboard Pop Songs con ocho en total, superando a otros actos como Katy Perry, Rihanna y P!nk. 2015 fue un año fructífero pues “Sugar” no bajó de las listas hasta 2016, cuando Ed Sheeran ingresó con “Thinking Out Loud”.

El fracaso de su nuevo disco

Tras casi dos años de ausencia, Maroon 5 regresó con Red Pill Blues en noviembre, un álbum que desde su concepto fue visto como un experimento extraño. En primer lugar, porque los sencillos que publicaron con artistas del momento como “What Lovers Do” con SZA y “Don’t Wanna Know” con Kendrick Lamar, no tuvieron mayor éxito que un par de semanas en el top de Billboard.

En segundo lugar, porque tanto Adam Levine como James Valentine y compañía lanzaron una campaña promocional con filtros de Snapchat, una red social que hacia finales de 2017 había sido superada en seguidores por Instagram. En otras palabras, parecía que los integrantes querían forzar su estancia en la escena mostrando su afición por las “nuevas” redes sociales.

Tan grave es su situación en el panorama contextual, que hasta artistas como Rihanna ya borraron su cuenta de Snapchat, lo que coloca al nuevo disco fuera de contexto o como una idea vieja. En octubre, Levine le dijo a Billboard: “Usamos Snapchat y sus filtros porque se han convertido en gran parte de la cultura”.

En cuanto a la música, Nielsen Music anunció a finales de 2017 que el pop había sido rebasado por el hip hop y el R&B. Entre los artistas más escuchados, solo Ed Sheeran y Rihanna lograron posicionarse en la cima en sus respectivas categorías. En los Grammy, la banda no obtuvo ninguna nominación y en las estaciones de radio comercial sus canciones ya no están en constante rotación. ¿Será que la fórmula para evolucionar de Maroon 5 se agotó? ¿Deberían incursionar en el hip hop o el reggaetón de forma completa o mostrar una faceta que no los muestre como los tíos del pop que conocieron tarde las redes sociales?

Advertisement

Relacionados