Síguenos

Advertisement
razzmatazz.jpg

Este miércoles, la agencia efe reportó que terroristas del 17A, conocidos con ese nombre por ser parte del Estado Islámico y ser responsables del atentado ocurrido el 17 de agosto del año pasado en Barcelona, fijaron como objetivos posibles algunos festivales y discotecas ubicadas en esa ciudad y en Valencia.

Según la información obtenida por los Mossos d'Esquadra (policia de Catalunya), dicho grupo tomaría como inspiración el atentado terrorista sucedido en Bataclan en 2015, donde se dieron seis ataques simultáneos en París.

De acuerdo con efe, el objetivo de los terroristas era "buscar eventos públicos multitudinarios que puedan tener una repercusión pública notoria", y se da la circunstancia de que en diversas búsquedas se concreta una fecha exacta, el 19 de agosto, para algunos de los posibles objetivos.

¿Por qué clubes y festivales? Por ser “ejemplo del modo de vida occidental” que “mediante la música y los espectáculos distraen a los musulmanes de sus verdaderas preocupaciones como musulmanes", de acuerdo con registros telefónicos a los que la policía tuvo acceso mediante un equipo celular obtenido de uno de los terroristas.

Dentro de la lista de clubes que los yihadistas buscaron en internet y que fijaron como objetivos se encuentran Razzmatazz, donde bandas de diversos géneros y DJs musicalizan las noches en Barcelona; Badgad, donde se muestran “espectáculos pornográficos” y según sus argumentos es un "ejemplo de lugar contrario a la virtud y a la moral según el ideario yihadista"; el mítico sitio de música disco, Pachá; los antros gay ubicados en la playa de la ciudad de Sitges y la discoteca Colossos “parecida a la sala Bataclan”.

Uno de los festivales que los terroristas deseaban atacar era el Rototom Sunsplash, que se lleva a cabo anualmente en Benicàssim, Valencia, y que se ha convertido en uno de los eventos de reggae y música jamaiquina más grandes de Europa según Billboard.

Otros atentados similares

Según datos de la Europol publicados por La Vanguardia, en los últimos tres años se han registrado cifras alarmantes de atentados terroristas en Europa, sumando “135 víctimas mortales en 13 atentados de signo yihadista” en 2016 y “62 asesinados en 33 ataques" en 2017.

Entre los atentados más conocidos motivados por la cultura occidental, sus costumbres e ideologías, están el sucedido en el club gay Pulse en Orlando en 2016, en el que murieron 49 personas, y el trágico concierto de Ariana Grande en el Arena Manchester que dejó más de 20 muertos y 130 personas heridas por una bomba el año pasado.

“El número de personas asesinadas por yihadistas en Europa descendió en el 2017 con respecto al 2016, pero el total de atentados terroristas registrados se incrementó hasta más del doble de un ejercicio a otro”, señala el reporte.

Aunque “la capacidad letal ha descendido”, el impulso y motivaciones de los yihadistas “no se han mitigado ni de lejos” para cometer un atentado.

Advertisement

Relacionados