Síguenos

Advertisement
Portada del disco "On the way to the peak of normal" de Holger Czukay (vía YouTube)

El martes 5 de septiembre de 2017 falleció Holger Czukay, bajista y fundador de Can, una de las bandas de culto más influyentes en la historia musical. La biografía del músico relata a detalle el nacimiento de un subgénero denominado como kraut, expresión originalmente utilizada para nombrar a un platillo que comían los militares alemanes en durante las batallas que se libraron en la Segunda Guerra Mundial.

Nacido en Polonia en 1938, Czukay adoptó los conocimientos de su mentor Karlheinz Stockhausen, reconocido profesor de música que causó controversia a mediados de los cincuenta por mostrar los primeros trazos de la música aleatoria, terminología usada para denominar a una técnica ejecutante que irrumpió con estructuras musicales determinadas desde la época contemporánea.

El legado de Stockhausen heredado por Czukay, trascendió de Alemania Occidental al mundo a través de un proyecto que el bajista desarrolló junto al tecladista Irmin Schmidt a finales de la década de los sesenta. En medio del apogeo de la psicodelia, el hipismo y la victoria de los músicos británicos en la cultura popular, bandas como Can -además de Neu! Y Tangerine Dream- nacieron de la ceniza social y se convirtieron en un estandarte cultural para los alemanes, un pueblo vencido en una guerra provocada por un manipulador que se aprovechó de su inestabilidad psicológica causada por otra pugna.

La generación baby boomer germana arrastraba la maldición ideológica del Plan Marshall, que adjudicaba a Alemania como la responsable de la devastación de los pueblos occidentales, por lo que se levantó de una depresión que había permanecido en el inconsciente colectivo desde el fin de la Primera Gran Guerra.

Como el expresionismo alemán en el cine y el arte, el kraut manifestaba una satirización de lo cotidiano y aspiraba mostrar un sonido futurista y distópico; un balance entre lo sublime y el caos. El subgénero creado por Czukay y sus colegas, contenía inexplicablemente los rasgos de géneros que destacan la improvisación como el jazz al estilo libre, el funk, el rock progresivo y los elementos esenciales de la electrónica. Además, el kraut evadió el circo del glam (popular en aquel momento) y en cambio exaltó la estética sonora del jazz, la música étnica, el reggae de Lee Perry y el rock progresivo de bandas como King Crimson, Yes, Genesis y Mothers Of Invention.

Con Can, Czukay logró crear algunas de las obras más representativas del kraut como Tago Mago, Future Days y Ege Bamyasi, este último, uno de los primeros discos en forma de la banda que significaron la transición del género de lo desconocido a lo comercial en cierto sentido. Con una fórmula híbrida de sonidos ahora nombrada como avant-garde, Can llamó la atención de artistas como David Bowie, Brian Eno y Brian Ferry. Incluso, Roxy Music fue una de las primeras bandas que mercantilizaron el krautrock en sus discos antes de que Bowie lo hiciera con la famosa Trilogía de Berlín compuesta por los álbumes Low, Heroes y Lodger. Kraftwerk, los robots que inspiraron a Daft Punk para crear su concepto y música, también tomaron los elementos del kraut para comenzar a construir su propio camino con la música electrónica en forma. En años recientes, el rap también ha absorbido del nutritivo elixir del género y Kanye West ha utilizado sampleos de música de Can como en el tema “Drunk and Hot Girls”.

La permanencia del kraut no se queda ahí y el legado de Czukay como personaje esencial del movimiento, tampoco. El post-punk de The Cure y el bajo de “Lullaby”, la línea inolvidable de “Psycho Killer” de Talking Heads, “Marquee Moon” de Television, el synthpop de Depeche Mode y la versatilidad rítmica de Radiohead y Sonic Youth, no serían lo mismo sin este legendario músico y el subgénero que la prensa británica llamó por primera vez, el revoltijo musical más influyente de los últimos tiempos.

Mira el video de "Vitamin C" de Can abajo.

Can - Vitamin C (The Singles Pt. 3) (Official Video)

Advertisement