Síguenos

Advertisement
MONTEZDEDURANGO.jpg

En los años dos mil, canciones como “Mi Credo” de K Paz de la Sierra, “La Media Vuelta” de Alacranes Musical y “Pasito Duranguense” de Montez de Durango detonaron la popularidad del estilo duranguense a lo largo y ancho de México. Hoy, el baile ponzoñoso (como lo describe Spotify) proveniente de la tierra del alacrán ya pasó de moda, o por lo menos así lo ven algunos integrantes de las agrupaciones que representaban a esa corriente musical.

En entrevista para MIlenio, Alfredo Hernández “El Macas” (ex vocalista de AK7) y Adolfo Rizo (ex miembro de K Paz de la Sierra), platicaron sobre la crisis que sufre el duranguense. “El género continúa con cierta fuerza en Centroamérica pero en México y en Estados Unidos son ya nulos los conceptos o agrupaciones que lo tocan y los músicos emigramos a otros ritmos”, señaló Hernández.

Para Rizo, la única salvación ha sido un concepto que se conoce como Sinaloa VIP, que según “El Macas”, “es un recorrido musical por lo mejor de la banda sinaloense en voces nuevas o que ya hayan tenido experiencia en interpretar música regional mexicana”.

El surgimiento del duranguense

De acuerdo con Alfredo Ramírez, integrante de Montez de Durango y compositor del tema “Pasito Duranguense”, el estilo musical nació en los años noventa en Chicago, Estados Unidos, no en Durango, como se define. “Fue una propuesta de varios grupos, pero nosotros fuimos los iniciadores y, concretamente, yo fui quien comenzó todo, con Montez de Durango”, le dijo el músico a La Jornada en 2009.

Sobre el nacimiento del ritmo y cómo la gente comenzó a bailarlo, Ramírez detallo: “el baile fue surgiendo por el año 1996. A un amigo de nosotros de Guanasevi, Durango, se le ocurrió bailar de esa manera en Chicago. Resultó que la música de nosotros va al ritmo de ese baile. El público lo vio y empezó a imitarlo, en el salón El Álamo de Aurora”.

De acuerdo con el periodista Arturo Cruz Bárcenas, entrevistador del ex Montez de Durango, el pasito duranguense “fue como una epidemia” que se contagió de salón en salón en los clubes nocturnos.

“Después se pasó a California, a todo Estados Unidos, y a los pocos años, a México. Cuando nosotros empezamos lo del pasito no había más grupos que lo tocaran, tan sólo nosotros, pero se dio la demanda y no podíamos cubrirla, así que surgieron más agrupaciones al tercer o cuarto años, hacia 2000. Se hizo la bola grande. Así se formó este reburujo”, comentó Ramírez.

La música regional en Estados Unidos

En un artículo publicado en 2006, The New York Times mencionaba que la música mexicana ha tenido una fuerte presencia en la frontera desde 1848, cuando México perdió parte de su territorio en la guerra contra Estados Unidos en la cual el general Antonio López de Santana, aterrado por perder todo el país, firmó el acuerdo conocido como el Tratado de Guadalupe Hidalgo.

Aunque en Texas los estilos conocidos como el tejano o el Tex-Mex han definido el sonido del estado durante años, la industria de la música regional mexicana se estableció en 1992 cuando la estación de radio KLAX, que solamente pasaba música de banda, se ganó el primer lugar como la estación más escuchada.

Según el diario estadounidense, “el boom” de la música de banda fue resultado de la migración de México a Los Ángeles y la muerte de Chalino Sanchez, un cantante sinaloense que se convirtió en un icono después de su muerte.

El texto cita al escritor Sam Quiñones, quien nombró a este fenómeno “la sinoalización de la cultura mexicana en L.A” y señaló que las canciones y la moda rural mexicana (sombreros, botas y cinturones con hebillas de oro) se convirtieron en símbolos de la cultura de los migrantes.

Advertisement

Relacionados