Síguenos

Advertisement
Foto: Alfredo Estrella / AFP / Getty Images.

Trampas de lodo, filas kilométricas para la comida o la cerveza, falta de transporte, vallas sin fijar, escasez de contenedores de basura, baños sucios… Quienes llevamos algunos años yendo a festivales en México hemos visto de todo, lo hemos padecido todo. Pero las cosas han ido mejorando poco a poco. Hoy Ocesa compite en Europa con otras promotoras latinoamericanas y el año pasado fue reconocida con el premio a Mejor Promotora de Festivales en la tercera edición de los Premios Fest, celebrados en España.

Sin embargo, falta un largo camino por recorrer para decir que en México existe una amplia oferta de festivales de primer nivel. Aquí, algunas medidas que contribuirían a lograrlo:

Cervezoductos
Ejemplo: Wacken Open Air

Uno de los festivales más importantes de heavy metal del mundo tiene resuelto el tema de abastecimiento de cerveza. La solución consistió en instalar una red de conductos subterráneos para transportar la bebida. Se trata de “un ducto que llevará cerca de 400 mil litros de cerveza y debe atender todos los puntos de venta de bebidas del evento, el cual se celebra desde hace más de dos décadas en la pequeña ciudad de Wacken”, señala la nota publicada en el sitio Deutsche Welle (DW).

Apostar por la sostenibilidad
Ejemplo: Bahidorá
El carnaval de Bahidorá es el primer evento musical que ha buscado migrar hacia una producción más sostenible. Para lograrlo, recurrieron a Impact0, una organización que colabora con productores de eventos masivos para que éstos adquieran productos y servicios con responsabilidad social. Según mencionan los integrantes de Impact0 en entrevista para Green Screen Magazine, el año pasado lograron reducir la cantidad de residuos que se producían por persona en Bahidorá –pasaron de 4 kilos a 1.5 kilos–, además de que ahora los materiales e insumos son biodegradables. Impact0 asesora a los integrantes de las diferentes áreas del festival para que logren un mejor aprovechamiento de recursos, desde logística de transporte, iluminación o señalización. Además, compran bonos de carbono para los boletos de avión de los artistas que se presentan en el festival. Este dinero es destinado al cuidado de los bosques.

Difusión de información sobre Sustancias Psicoactivas (SPA)
Ejemplo: Échale Cabeza
Échale Cabeza es una iniciativa lanzada en 2008 por la Corporación Acción Técnica Social (ATS) de Bogotá, Colombia. Desde entonces, han buscado generar y difundir información sobre Sustancias Psicoactivas (SPA), legales o ilegales, para la reducción de riesgo y mitigación de daño en los consumidores. Se presentan en clubes nocturnos, festivales y raves. Trabajan con líderes locales y organizadores de fiestas para generar ambientes favorables de convivencia. Durante los eventos, ofrecen un servicio de análisis químico de sustancias para conocer su calidad y posibles adulterantes. También montan un stand informativo y una zona de recuperación para atender situaciones de crisis. Cada año realizan el Festival de Cortos Psicoactivos, un concurso de cortometrajes que reflexionan sobre la influencia de las sustancias psicoactivas en la sociedad.

Compensar el impacto al medio ambiente
Ejemplo: Vive Latino
Desde 2011, el Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino implementó un programa que busca reducir su impacto en el medio ambiente. En colaboración con la organización ambiental Pronatura, se integró a la iniciativa Neutralízate, que consiste en medir, reducir y compensar las emisiones de gases de efecto invernadero producidas durante la realización del festival. Según informa el sitio web de Pronatura, “neutralizar un evento significa que todas las emisiones generadas por la organización y ejecución se cuantifican y se compensan por medio de la compra de certificados de captura de carbono forestal”. En el caso de Ocesa, el dinero que aporta la empresa se destina a la protección de los bosques de Oaxaca a través del proyecto CARBOIN (Carbono Indígena), el cual es administrado por una organización que trabaja con comunidades indígenas del estado.

Advertisement