Síguenos

Advertisement
Joel Thomas Zimmerman, better known by his stage name deadmau5 performs at the Bonnaroo Music and Arts Festival on Saturday, June 13, 2015 in Manchester, Tenn. (Photo by Wade Payne/Invision/AP)

Marshmello no da entrevistas. Este es un hecho menor pero interesante sobre la figura anónima del EDM que escaló rápidamente a la fama. A principios del año pasado, el misterioso artista, que se sospecha que es Dotcom, el productor de Philadelphia, sacó su disco debut Joyride, que juntó bajos futuristas con dubstep. Es un buen concepto, pero nadie imaginó que lo llevaría a escalar meteóricamente a la fama a lo largo del año. Tocó en una serie de festivales, y para finales de 2016 Marshmello llenaba prácticamente cualquier concierto. Parecía que la gente no podía tener suficiente del intérprete enmascarado. Sin embargo, una persona se atrevió a diferir.

“¿Estás hablando de gente como Marshmello? Mira, vamos a aclarar las cosas. No me importa si estás usando un maldito casco, me importa un c*****. Bajo esa lógica, yo le robe a Daft Punk”, le dijo Joel “Deadmau5” Zimmerman en diciembre pasado a Rolling Stone, cuando le preguntaron si sentía que Marshmello estaba robándole su estilo. “Lo que sí empezó a molestarme después de un rato eran las constantes peleas [en Twitter]. ‘Tú me trolleaste, yo te trolleé’, lo que sea. Sólo no digas que es una técnica de marketing”. Deadmau5, siempre consciente de sí mismo, se mantuvo tranquilo en relación con la clara copia de su estética por parte de Marshmello, pero lo que sí le afectó fue que Marshmello claramente lo trolleó para hacer más popular su propio nombre.

Deadmau5 se hizo popular a finales de los 2000 gracias sus grandes canciones de house progresivo y admite abiertamente que el tema de su casco surge a partir de su apreciación por Daft Punk. Pero toda la marca de Marshmello parece tomada de las primeras excentricidades de Zimmerman. Lo único que cambia es que en público Deadmau5 es directo y no se anda con rodeos, mientras que Marshmello es un troll falsamente modesto, como pudo verse cuando Tiësto se presentó con el tradicional casco blanco de Marshmello en el festival EDC Las Vegas de 2016. Estos mismos desplantes de niño consentido aparecen constantemente en su cuenta de Twitter, donde muchos tweets parecen ir acompañados por un ligero guiño, como su chiste recurrente de estar siempre “conociendo” a Marshmello; no quiere ser serio, es sólo una excusa para hacerse el gracioso.

Independientemente de que estos dos productores estén constantemente en conflicto, la influencia de Deadmau5 en la última generación de productores de EDM no puede negarse. Va mucho más allá de la cabeza gigante de ratón. Una de sus frases más famosas fue un post de Tumblr titulado “todos ponemos play” que describió con detalle como la mayoría de los conciertos de EDM no requieren de mucha maestría técnica intensiva al ser tocada en vivo; si se analizan en su versión más simple pueden ser resumidos en que alguien está apretando play. Fue extraño, sin embargo, que este post no desatara una crisis existencial en ninguno de los intérpretes más famosos de este género. El fenómeno más grande del EDM del año pasado, The Chainsmokers, pasan mucho tiempo de su set tan sólo parados detrás de las tornamesas prendiendo a la gente. En lugar de desencadenar una reflexión interna, el mensaje de Deadmau5 inspiró un “jodete” por parte de los actos más grandes, que saben que al público realmente no le importa lo que estás haciendo detrás de las tornamesas y como DJ puedes dedicarte cómodamente a pasarla bien.

El otro efecto de Deadmau5 es ese casco. La única razón por la que no hay un millón de DJs enmascarados en los festivales de EDM es porque el artilugio se volvería cansador, pero es cierto que la máscara minimizó la importancia del elemento humano en la ecuación del EDM. Debido a la naturaleza de este tipo de música, un artista de la electrónica tiene que hacer mucho ruido metafórico y literal para sobresalir por encima de sus tracks y poder conectarse con sus fans. La forma la que el público consume EDM hoy en día ocurre en gran medida gracias a servicios de streaming como Spotify y SoundCloud. Esto funciona extraordinariamente bien para conseguir que la gente escuche tus canciones, pero no te ayuda a construir tu marca, a menos de que tu estética esté tan definida que trascienda esas limitantes.

Excited to announce I'm joining the @paradigmtalentagency family! Booking contact in bio ❤️ A post shared by PARKER (@parkerhits) on Mar 20, 2017 at 10:07am PDT

Un buen ejemplo de esto es el productor Parker, quien comenzó a subir música a SoundCloud a principios de este año y logró acumular miles de clicks que al parecer venían de la nada; este era un artista que en ese momento tenía tan sólo unos cientos de seguidores. Todas sus redes sociales acababan de ser creadas y la única imagen que teníamos de él era una ilustración simple y cruda de caricatura. Su música es relativamente fuerte y toma mucha inspiración del lado más corrosivo del dubstep, sonando muy cercana al trabajo reciente de productores como Ray Volpe y Getter. El que todos compartan la misma agencia de management ciertamente no es una coincidencia, pero es difícil de imaginar a un acto como Parker consiguiendo un público sin ayuda del internet y sin esta moda: en esta época es muy común asociar a un artista no con su rostro pero simplemente con un avatar.

A finales de marzo, Deadmau5 dio una serie de conciertos sold-out en la ciudad de Nueva York, y uno de los shows de esta tanda fue un evento pequeño e íntimo en Brooklyn que también funcionó como un escaparate para otros productores de su disquera mau5trap, incluyendo a No Mana, BlackGummy y Attlas. Deadmau5 se subió al escenario un poco después de la medianoche mientras No Mana seguía con su set y los dos tocaron juntos antes de que eventualmente Deadmau5 se quedó solo y tocó una hora más. El track de No Mana, que era un poco más animado e inspirado en el chiptune, pasó al estilo industrial y crudo de Deadmau5. Sin embargo, mientras los dos se encontraban juntos en el escenario, nunca hubo ninguna confusión respecto a sus rostros. Aún cuando No Mana tiene una estética muy bonita y muy cuidada en SoundCloud, siempre es lindo ver a la persona detrás de la curaduría. Con o sin máscara, la gente también disfruta de ir a un show al que pueden llevar un casco gigante para imitar a su acto favorito, que es otra de las cosas que Marshmello le debe a Deadmau5. Pero al final del día, lo que realmente importa son las emociones que uno siente después de que la persona en la cabina aprieta el botón de play.

Advertisement