Síguenos

Advertisement
CLAPTONCREAM.jpg

A mediados de los años sesenta, un graffiti con la leyenda “Clapton Is God” apareció en un muro de la estación Islington, en Londres. La simbólica combinación de palabras, que estaban escritas con un cierto tono de blasfemia, se replegó por toda la ciudad como una marca que expresaba la admiración de cientos de jóvenes por el guitarrista Eric Clapton. El simbolismo de lo que representaba este mensaje colocó al guitarrista en el olimpo de los medios de comunicación de la época y se ganó la atención de músicos talentosos y su innovación constante, lo que hizo de Clapton un músico admirado de boca en boca. En realidad, así fue como se popularizó.

Recientemente, diversos medios compartieron una entrevista en la que Eric Clapton revela que cada vez le resulta más difícil tocar la guitarra. Desde hace algunos unos años, Clapton mencionó que padecía una enfermedad de los nervios llamada neuropatía periférica, que con el tiempo ha empeorado y cada vez le es más complicado mostrar su talento.

El músico nació en Surrey, Inglaterra, el 30 de marzo de 1945 en una villa rural que se encontraba a treinta millas de Londres. Desde pequeño tuvo un gran interés en la música y, como la mayoría de los jóvenes británicos de clase media que vivieron en los cincuenta, trató de construir su propia guitarra. Talló el cuerpo de una sobre un pedazo de madera, pero no logró su cometido cuando intentó hacerla funcionar.

Su carrera comenzó después de haber dejado la universidad donde estudiaba, el Kingston College of Art ubicada en Londres. Enfocado en el sonido que escuchaba en los discos de Robert Johnson, Muddy Waters y la generación de blueseros de Chicago, Clapton comenzó a tocar en pubs locales de su pueblo en 1962. A los 17 años fue cuando se unió a su primera banda, The Roosters.

Eric logró importar, cual mercancía, el sonido del blues eléctrico norteamericano a Inglaterra. El crecimiento de Clapton como artista fue exponencial y apresurado de acuerdo al portal Guitar World. En menos de un año, Keith Relf y Paul Samwell-Smith, integrantes de una banda que se había popularizado en aquella época, The Yardbirds, le pidieron al guitarrista integrarse a su banda. Clapton tocó con The Yardbirds durante 18 meses, y aparece en los álbumes Five Live Yardbirds and Sonny Boy Williamson y The Yarbirds. Durante 1963 y 1964- la escena de Rhythm And Blues en Gran Bretaña era pequeña y estaba dominada por agrupaciones puristas y que tocaban covers.

Cuando los Rolling Stones se treparon a las listas de popularidad con "Come On", un cover de Chuck Berry, comenzó una controversia entre todos los músicos de blues incluyendo a Eric y The Yarbirds: "Algunas bandas comienzan a verse famosas a nivel internacional en un futuro y yo no puedo ver donde está el chiste de eso", mencionó Clapton en una entrevista en esos días. Las bandas de blues evolucionaban para convertirse en boy bands de éxitos, justo como los Stones o los mismos The Beatles.

Durante su tiempo con The Yarbirds, Clapton se decepcionó porque se había alejado de sus raíces blues y comenzaba a crear hits. Mientras estaban de gira, Eric siempre iba sentado en la camioneta sin hablar con nadie, por lo que en cuestión de meses, el guitarrista fue echado de la banda. De acuerdo al baterista Jim McCarty, "Eric tenía un cierto estilo que quería que hiciéramos. Dejarlo ir de la banda fue un alivio. Uno pensaría que en ese momento estaba muy malhumorado y nosotros no aguantamos eso, por lo que cuando lo dejamos ir, Clapton era libre de perseguir a su musa (el blues)".

En 1965, Clapton se unió a The Bluesbreakers, proyecto del bluesero John Mayall con el que instrumentalmente ganó versatilidad y atención en la escena blues londinense. Con la intención de tocar tributos a sus influencias como Freddie King y Otis Rush, Clapton logró encontrar un estilo distintivo con un sonido vibrante, preciso y comenzó a incursionar en tres técnicas de guitarra que hoy en día son conocidas gracias a él y a B.B King: el sustain, el vibrato y los licks.

En 1966, Clapton abandonó la agrupación para formar Cream junto al baterista experimentado de jazz, Ginger Baker, y el bajista/vocalista Jack Bruce, proveniente de una escuela refinada del blues en Londres. Con este trío, Clapton logró juntar su gusto por el blues con hits en las listas de popularidad.

En los discos Fresh Cream, Disraeli Gears, y Wheels of Fire, la agrupación demostró su capacidad en el estudio de grabación, pero sobre todo, se ganaron la atención del público y de críticos por sus shows en vivo, donde improvisaban en más de una ocasión. Los iconicos riffs de canciones como "Sunshine Of Your Love" y "White Room" sentaron las bases para el desarrollo de un estilo musical que comenzaría en 1968 con la llegada de Led Zeppelin: el heavy metal.

Hacia principios de 1967, Clapton era toda una sensación. La manera en la que tocaba la guitarra inspiró a algunos músicos como al norteamericano Jimi Hendrix, quien en 1966 llegó a Londres para grabar su primera producción discográfica y que encontró en Eric un maestro, que sería superado por el alumno tan sólo unos meses después y que le robaría la atención. A pesar del éxito, Cream se terminó en 1968 debido a los problemas de egocentrismo de cada uno de los integrantes.

Al pasar de los meses y el crecimiento de la subcultura del LSD en Inglaterra, Clapton comenzó a consumir más droga que cualquier otro músico del momento. Su adicción por la cocaína y la heroína lo llevaron a mantenerse inestable tanto como músico como persona. En este periodo, Eric se enamoró de Patti, entonces esposa del guitarrista de The Beatles y su amigo, George Harrison, e incluso al final del Verano del Amor, tanto Patti como Clapton decidieron ser pareja y dejar a un lado al beatle.

En 1968, Harrison perdonó a Clapton y lo llamó para grabar la guitarra principal de la canción “While My Guitar Gently Weeps”, una especie lamento por lo que sucedió entre los dos y Patti. El tema se convirtió en uno de los más exitosos del White Album de The Beatles. Posterior a esta dura etapa, Clatpton se unió a Derek and the Dominos y publicó Layla and Other Assorted Love Songs, donde está incluido el hit "Layla".

Según The Guardian, la popularidad de Clapton es un misterio. Según el propio Clapton, su estilo cuenta con una musicalidad "muy romántica" que conquistó a los oídos más puristas y a nuevas generaciones. "Prefiero tocar algo que me haga sentir emocional. No es tanto la técnica para mí. Es más el contenido, el sentimiento y el tono. Con cada nota, si suena bien, puedes crear lo que sea", le dijo el guitarrista a Rolling Stone.

Advertisement

Relacionados