Síguenos

Advertisement
Billy Corgan

Se trata de un regreso de los Smashing Pumpkins CON los Smashing Pumpkins
En los veinte años que pasaron desde la última vez que tocaron juntos, Billy Corgan buscó revivir al grupo SIN los miembros del grupo. Cosa que, por supuesto, nunca funcionó. En la primera entrevista que dio sobre su regreso para el New York Times, Corgan acepta con cierta humildad que después de muchos años se permitió darse cuenta de que los Pumpkins no eran lo mismo sin el guitarrista original James Iha, quien ayudó a fundar el grupo siendo un adolescente de Chicago en 1988; o sin Jimmy Chamberlin, el baterista que ha sido colaborador frecuente de Corgan; o sin la bajista D'Arcy Wretzky.

Ni ahora ni nunca tocarán con D'Arcy Wretzky
Corgan estuvo a muuuy poco de conseguir que todos los miembros del grupo participaran en el regreso, pero la ex bajista y el líder de la banda se vieron envueltos en una guerra de declaraciones que recuerda los dramones de los viejos tiempos.

Wretzky afirma que Corgan le prometió que ella tendría un papel importante en la reunión, pero que luego le avisó que… siempre no, pues simplemente prescindirían de ella. Corgan negó todo esto, por lo que Wretzky dijo que Corgan podría tener un tumor cerebral y que había votado por Trump. Para demostrar que ella estaba diciendo la verdad, permitió que se publicara toda la conversación privada que tuvo con Corgan sobre la reunión. En fin, ahora el músico no quiere volver a hablar de Wretzky, sólo dijo: “Mi relación con ella se ha terminado para siempre”. Hasta el momento la pregunta sigue siendo, ¿quién tocará el bajo en la gira del reencuentro?

La venta de boletos del tour no va muy bien
Para muchos de sus fans el hecho de no contar con Wretzky le quita buena parte de la emoción al reencuentro, pues si se toma en cuenta que Chamberlin ha sido colaborador frecuente de Corgan, la única gran diferencia en este tour sería la presencia de James Iha.

Otra razón por la que Forbes explica las bajas ventas de la gira Shiny and Oh So Bright es que esta inicia en julio, en pleno verano, justo cuando la generación que vivió sus años gloriosos en los noventa ya ha invertido mucho dinero en revivir sus años dorados comprando boletos para Bon Jovi, Depeche Mode, Def Leppard, Cheap Trick, Poison y U2. Sin contar las giras de despedida de Elton John y Ozzy Osbourne. Pero Corgan confía en que la girá será bien recibida en otras ciudades del mundo. Shiny and Oh So Bright presentará únicamente canciones de sus primeros cinco álbumes.

Lanzarán dos EP a finales de año
No todo será nostalgia. Con el propósito de que este momento represente para la banda todo un reinicio y no sólo un reencuentro, Corgan y compañía han estado trabajando en nuevas canciones que lanzarán como dos EP antes de que acabe el año.

De acuerdo con el New York Times, la banda sacó un demo de 15 canciones con la esperanza de trabajar en un sencillo con Rick Rubin para promover la gira, pero el productor terminó escogiendo ocho canciones que quería grabar. "La energía de las interpretaciones es poderosa y vibrante. La música encaja muy bien con el catálogo clásico de la banda. Parece que han compartido el tiempo suficiente para que muchas de las viejas heridas se hayan curado y que todos se encuentren en un buen lugar, por lo que entraron al estudio con una mentalidad sana”, señaló Rubin.

Los excesos han quedado atrás
Desde hace mucho los tres miembros originales de Smashing Pumpkins han superado el cliché de sexo, drogras y rock & roll que tantas veces los convirtió en noticia en los noventa. Ahora, destaca el perfil del New York Times, los tres son padres de familia y han expresado su gratitud por la oportunidad que sus seguidores les han dado para demostrar su nueva etapa de madurez y, una vez más, recorrer los escenarios con sus más grandes éxitos.

Chamberlin, por ejemplo, llegó a ser un adicto descontrolado, y ahora es un papá que toca jazz, asiste a juntas escolares y trabaja como consultor en empresas de tecnología. Atrás quedó aquella época en que fue expulsado del grupo durante tres años después de que un tecladista de la gira (Jonathan Melvoin, de 34 años) muriera de una sobredosis de heroína que se inyectaron juntos en una habitación de hotel.

Como bien dice Billy Corgan, el amor y el respeto entre ellos sigue ahí, pero, ¿seguirá la magia? Habrá que atestiguarlo.

Advertisement

Relacionados