Síguenos

Advertisement
29214376_10156244929253390_7327455193296011264_n.jpg

A finales de los años ochenta nadie creía en Lenny Kravitz. Como un joven músico que había crecido escuchando el sonido del Motown (soul, gospel, blues y funk) y a las bandas de rock más influyentes de los años setenta como The Rolling Stones, Kiss, The Who y Led Zeppelin, a Kravitz lo impulsaba la nostalgia para componer canciones. Lo retro era su fuente de vida y para las disqueras, su música no sonaba lo suficientemente “blanca” o “negra”.

Sin embargo, poco tiempo después, Kravitz se convertiría en una de las figuras más representativas del rock con canciones como “Are You Gonna Go My Way” en una época donde los hits de las boy bands como Backstreet Boys, los hits de Michael Jackson, el grunge y el britpop dominaban la escena.

Nació en Nueva York el 26 de mayo de 1964, en un ambiente donde conoció a periodistas y artistas importantes gracias a la relación de sus padres con el medio artístico (su madre era actriz y su padre productor de televisión). Kravitz creció en Los Ángeles y convivió con personajes como Duke Ellington, Sarah Vaughan, Count Basie, Ella Fitzgerald, Bobby Short y Miles Davis, de acuerdo con los curadores de Apple Music.

Kravitz fue miembro del Coro de Niños de California hasta que escuchó a Prince en su adolescencia. El emblemático músico de Minnesota lo influyó de forma tal, que su primer proyecto como músico fue "Romeo Blue", un alter ego con el que, sin éxito, tocaba R&B a mediados de los ochenta.

Fue a finales de esa década que Kravitz regresó a Nueva York y retomó las influencias de su infancia para crear un estilo que combinó el atractivo de personajes como Jimi Hendrix, Stevie Wonder, Curtis Mayfield, Bob Marley e incluso The Beatles. Con la intención de hacer música que tuviera sus cimientos en estructuras musicales del pasado, el estadounidense trabajó con el ingeniero Henry Hirsch en sus primeras canciones y logró firmar un contrato con Virgin Records para publicar su álbum debut, Let Love Rule, lanzado en 1989.

Aunque el contexto de la época no le favorecía al género que tocaba y “nadie entendía lo que estaba haciendo” de acuerdo con una entrevista que dio para Rolling Stone, Kravitz retó a la industria y demostró que podía revitalizar el sonido del pasado a través de sus canciones y su personalidad. "La gente decía, deberías estar haciendo R&B, no esta clase de rock”, le dijo el músico a la revista británica.

En los primeros días de grabación de su primer disco, Kravitz intentó crear música con instrumentos que estaban en tendencia en aquel momento: sintetizadores, cajas de ritmo y un poco de rimas. “Por alguna razón la música no funcionó. No lo que estaba tratando de hacer. Era muy sintético y lo que yo buscaba era un sonido mucho más orgánico”, señaló el músico en una entrevista para NPR.

“Recuerdo hablar con mi ingeniero y decirle: ‘quiero hacer mi propia versión de Innervisions (disco de Stevie Wonder) no desde el aspecto musical tal vez, pero sí la atmósfera, la calidad orgánica de la grabación, el sonido del cuarto, la intimidad. Así que vendí todo lo que había comprado (sintetizadores y cajas de ritmos) y compré una guitarra, un bajo, una batería y un órgano para comenzar a hacer el álbum”.

Su primera actuación fue en un festival country donde compartió escenario con Jason Aldean. Kravitz tocó una versión de 15 minutos del sencillo "Let Love Rule" que dejó perplejos a los asistentes. “Hubo gente a la que le molestó mi presencia. Había comentarios racistas y discriminatorios hacia mi música”, explicó en otra entrevista para Rolling Stone.

Aunque los críticos de los noventa señalaron abiertamente que el concepto de Kravitz estaba oxidado, la cultura pop y el público lo adoptaron incluso en el mundo de la moda, probando que el retorno a las raíces era algo comercialmente posible. Desde ese entonces, Lenny Kravitz se ha convertido en un ícono pop que si bien, no es un vanguardista ni un músico que experimenta con nuevos sonidos, sí cuenta con la popularidad necesaria para entretener a un público ávido de rock. De 1999 a 2003 ganó cuatro premios Grammy por Mejor Actuación de Rock. Ha vendido millones de discos y ha escrito canciones para músicos como Mick Jagger y Madonna.

Este viernes 13 de abril, su show llegará a la Arena Ciudad de México y dos días después a la Arena Monterrey, mientras que en Guadalajara llegará a la Arena VFG el día 18 de este mes.

Advertisement

Relacionados