Síguenos

Advertisement
BTS

El pop comercial en Estados Unidos ha diversificado su oferta y se ha vuelto más plural. El éxito sin precedentes de canciones como “Despacito”, “Mi gente” y los temas de K-pop son la prueba de que en 2017 la industria de la música tomó un nuevo rumbo, un tanto inesperado para algunos.

Cuando en 2016 el publirrelacionista Eshy Gazit, de Gramophone Media, empezó a trabajar en Estados Unidos con la boyband coreana BTS, muchos se burlaron de él porque consideraron que el éxito masivo que les auguraba jamás llegaría. El escepticismo se justificaba de algún modo si se tomaba en cuenta que ya habían pasado cuatro años desde "Gangnam Style", una canción de K-pop que consiguió colocarse en la posición número dos del Billboard Hot 100.

Pero en la era de las plataformas de streaming nada parece ser previsible. Hoy BTS es una de las bandas pop más populares no sólo en Estados Unidos sino en el mundo. Y no, no es una banda de nicho: su éxito es equiparable al de Justin Bieber o al de Ed Sheeran. Además, este grupo de chicos surcoreanos ha colaborado con otras superestrellas como The Chainsmokers y Steve Aoki. Su paso y permanencia en los sitios más altos de los charts están marcando historia.

De acuerdo con Billboard, su álbum Love Yourself: Her es la primera producción coreana en alcanzar el top 10 del Billboard 200 (lista global de álbumes más vendidos), su canción “DNA” ocupó la posición 67 de la lista Hot 100 –la más alta para un grupo de K-pop– y su remix “MIC Drop”, con Aoki y Desiigner, acaba de debutar en la posición 28 de las canciones más populares a nivel global.

Los chicos de BTS no hablan inglés y eso parece ser lo de menos. “Quienes los entrevistan se fijan en su encanto, su sonrisa, su lado humano. El talento no necesita de un idioma en particular”, explica Gazit en entrevista con Billboard.

Los éxitos pop en otros idiomas que no sean inglés se habían dado anteriormente pero de manera aislada. No hay que olvidar que han pasado dos décadas desde “Macarena”, pero esta vez las cosas se dieron de otra forma, en especial en el caso de los éxitos latinos.

Por un lado se dio el fenómeno “Despacito”, que rompió todos los récords imaginables, pero al mismo tiempo “Mi Gente” puso a bailar al mundo entero, incluidas Beyoncé y Blue Ivy (su hija de cinco años); gracias a ella la cantante estuvo dispuesta a volver a cantar en español –algo que no hacía desde 2006– para el remix de J Balvin.

En 2017 quedó claro que ya no es necesario cantar en inglés para que un éxito pop se convierta en un fenómeno global. Según reporta Billboard, el año cierra con 17 canciones latinas en el Hot 100, incluidas las mencionadas de Luis Fonsi, Daddy Yankee, J Balvin, así como “La Habana” de Camila Cabello, “Mayores” de Becky G y Bad Bunny, “Se preparó” de Ozuna, “Me rehúso”, de Danny Ocean, entre otras.

Sin duda, 2017 fue un gran año para el pop provenientes de otras latitudes.

Advertisement

Relacionados